Concedidas las primeras solicitudes de la renta social gijonesa

 

B. Suárez

De las 1.600 solicitudes aprobadas por el consistorio gijonés, relativas a la nueva modalidad de renta social, las 731 primeras han sido concedidas el pasado mes de septiembre, mientras que 394 han sido denegadas. El primer plazo para las demandas de esta nueva renta se abrió a finales de mayo, y solo se ha llevado a cabo una convocatoria hasta la fecha, que se ha cerrado con 3.867 solicitudes, aunque desde el gobierno gijonés afirman que tienen pensado hacer otra este mismo año.

Según la concejala Eva Millán  “las primeras cuatro tarjetas de renta social entregadas han servido de prueba para ver si el sistema organizado para hacer llegar estos fondos a las personas más necesitadas tenía algún fallo, y todo ha funcionado fenomenal”. Además, la directora de la Fundación de Servicios Sociales de Gijón, Marta Mediavilla, declaraba a este periódico que “la redacción de las  bases de la convocatoria fue ampliamente debatida entre todos los grupos municipales, para intentar alcanzar el mayor consenso posible en la puesta en marcha de esta línea de ayudas, que fueron aprobadas con los votos a favor de Foro, Xixon Si Puede e Izquierda Unida”.

Dichas ayudas están dirigidas a familias con bajos niveles de ingresos y se organizan en dos líneas: una directa, para las unidades familiares que no tienen otros ingresos públicos y otra de ayudas finalistas al año, para la compra de productos básicos. Éstas últimas dirigidas a quienes reciben  otras prestaciones como el salario social del Principado. El objetivo de ambas vías es el mismo: que todas las familias alcancen unos ingresos mínimos, en relación al tamaño del hogar. Dichos ingresos oscilan entre los 665 y los 1.125 euros.

Nuevos planteamientos

Las solicitudes se gestionan en las oficinas de Atención a la Ciudadanía de todos los centros municipales. Este nuevo plan de ayudas fue desarrollado por el gobierno forista, aunque impulsado por Xixón Sí puede e Izquierda Unida, quienes pusieron como condición a su abstención a los presupuestos municipales la puesta en marcha de esta nueva modalidad en las líneas de ayuda. El hecho de que hay gijoneses que no puedan acceder a estas ayudas por no llegar al mínimo de ingresos exigidos -443 euros-, ha llevado a la formación Xixón sí puede a  exigir un nuevo planteamiento en los requisitos exigidos.

Por su parte, los integrantes del grupo municipal del Partido Popular y los de Ciudadanos votaron  hace unos meses en contra de esta nueva renta social, que contó además con la abstención del grupo socialista.  César González, concejal de la oposición socialista, explicaba a este periódico que “nuestro grupo no está en desacuerdo con la medida de mejorar las condiciones de vida de las personas que menos ingresos tienen, pero ya desde un principio venimos reclamando una ordenanza  que regule y englobe todas las ayudas sociales que haga más sencillo el acceso a las mismas y facilite el control por parte de las trabajadoras sociales”

 

Relacionadas