Expertos analizarán los pilares del envejecimiento activo: salud, participación, seguridad y aprendizaje

Redacción 19-2-2020

El sector de atención a la dependencia se enfrenta a grandes retos de futuro, sobre todo teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, puesto que en 2030 el 30 % de la población española tendrá más de 65 años. Además, asistimos a la aparición de un nuevo grupo de personas mayores más heterogéneo, autónomo, independiente y de diversos estratos económicos. Para todos ellos, las nuevas tecnologías juegan un papel clave para su salud. Por eso, el I Congreso Economía Plateada, que se celebra los próximos 17 y 18 de marzo en el Palacio de Congresos de Mérida, analizará cómo las TIC pueden contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas mayores en todas las etapas de la vida, fomentando un envejecimiento activo y saludable, que dé la oportunidad a las personas mayores de permanecer en el mercado laboral, seguir ejerciendo un papel activo en la sociedad y vivir una vida lo más saludable y satisfactoria posible, incluso en situaciones de dependencia.

“Las nuevas tecnologías en el campo de la salud nos abren un abanico de posibilidades, alargando el brazo de las personas y entidades responsables del cuidado (aseguradoras, sanidad pública y privada, servicios sociosanitarios, empresas, compañías de seguros, etc.) y de las personas objeto de los cuidados”, explica Juan Carlos Santamaría, director de Comunicación y Desarrollo de Negocio de Inithealth (Grupo Init) y miembro del comité Ccentífico del I Congreso Economía Plateada.

Además, este experto asegura que nos encontramos ante una especialización de la oferta en la que las aseguradoras han empezado a incluir los hábitos de vida saludables en la lógica de su negocio, creando nuevos productos.

Beneficios en la salud

Respecto a los efectos positivos relacionados con la atención de las personas mayores, Juan Carlos Santamaría subraya el papel clave de las tecnologías en la detección precoz del deterioro cognitivo ayudando en la gestión de esa situación de dependencia y ralentizando el deterioro cognitivo, por ejemplo, con juegos y programas para entrenar y ejercitar la memoria.

Asimismo, Juan Carlos Delrieu, director de Estrategia y Sostenibilidad de la Asociación Española de Banca,  afirma que “un ingrediente fundamental del envejecimiento saludable tiene que ver con la capacidad voluntaria de mantenerse profesionalmente activo. Una opción voluntaria que no solo dignifica, sino que genera felicidad y contribuye a aumentar la capacidad patrimonial de las familias. O, dicho de otra manera, el segmento de la población con más de 50 años es un colectivo que precisa mantenerse activo para tener un adecuado equilibrio físico, mental y emocional”.

“En este sentido, las empresas y el Estado deben jugar un rol crucial en la promoción de la empleabilidad y el aprendizaje, especialmente, en un entorno como el actual en el que la transformación digital supone un desafío adicional para los trabajadores de cualquier edad”, subraya Delrieu.

Relacionadas