Los geriátricos esperan un “aluvión” de positivos en Asturias

Redacción 23-3-2020

Catorce muertos en Asturias por COVID-19. Es la cifra que alcanza hoy el Principado. La última víctima es Tomás Gallego Oterino, que ha fallecido a los 87 años de edad, víctima del coronavirus. De acuerdo a los últimos datos, los casos positivos en la región ascienden a 594, de los cuales 561 continúan activos.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, el número de personas permanecen hospitalizadas en la región son 194, 23 en la UCI;  21 personas han conseguido superar la enfermedad.

El ERA llega a 90 contagios

Los casos positivos de COVID-19 en la red geriátrica pública asturiana, la que gestiona Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA), son ya de 90 personas contagiadas, entre residentes y profesionales.

Las residencias de Grado y Castrillón son los principales focos de coronavirus en la red ERA. Grado acumula cuatro muertes, 56 residentes enfermos y 13 profesionales, mientras que en Palacio de Villar, de Castrillón, han pasado de seis casos hace dos días a diez residentes y cinco profesionales enfermos. Una usuaria falleció debido al coronavirus.

La enfermedad también afecta cinco centros más ERA: la residencia de Santa Teresa (Oviedo) tiene dos profesionales enfermos; la de El Cristo, un residente; la de Moreda, un residente, y las de Naranco (Oviedo) y Clara Ferrer (Gijón) un caso positivo entre la plantilla, respectivamente.

Por su parte, las residencias privadas están “al límite”, destaca Arsenio Alonso, presidente de la Asociación de Centros Geriátricos de Asturias (Ascege), la patronal con mayor número de plazas concertadas de la región. “Si no se produce una respuesta responsable desde el Estado y el Principado en las próximas horas,  estaremos abocados a una catástrofe”.

Alonso-Collada señaló que son conscientes de que a partir de la próxima semana se puede producir un “aluvión” de positivos, tanto entre residentes como entre los trabajadores. “Lo único que pedimos es material de protección, no solo por los trabajadores, sino también para nuestros residentes, que son muy vulnerables”, señaló Alonso-Collada.

Los geriátricos privados centran sus reclamaciones en tres puntos: que se haga llegar de inmediato a todos los centros los materiales necesarios de protección (EPIS) para que los profesionales puedan trabajar en condiciones de seguridad, que se considere a los trabajadores de los centros y servicios sociosanitarios como personal sanitario de nivel 1, mediante una certificación oficial para que puedan hacerles la prueba de la enfermedad. Por último, que los mayores, cuando los síntomas respondan, tengan preferencia para realizar las pruebas y prevenir así la posibilidad de contagios.

Canal de comunicación

La Consejería de Derechos Sociales ha habilitado un canal de comunicación con las residencias privadas, tanto acreditadas como autorizadas, para centralizar la información y conocer las necesidades, además de facilitar instrucciones si se registra algún positivo. La consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez, explicó que “compartir y canalizar esta información nos va a permitir conocer la situación real de los centros y analizar las carencias, así como prestar mejores apoyos y ofrecer una mejor respuesta”.

Por otra parte, la consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez,  participó en el pleno del Consejo Territorial de Servicios Sociales y la Dependencia, celebrado por videoconferencia, ante el que reclamó material protector para las plantillas de las residencias públicas y privadas, centros de personas con discapacidad y personal del servicio de ayuda a domicilio, así como a quienes están en mayor vulnerabilidad. Asturias, subrayó Álvarez, tiene la mayor edad media de España, cinco puntos por encima que el cómputo medio. “Un 25,7% de nuestra población supera los 65 años y la inversión en recursos y servicios a personas mayores y dependientes supera los 257 millones (…) No estamos conformes con los criterios planteados hasta ahora para el reparto del fondo social extraordinario destinado a las consecuencias del COVID-19”, recalcó.

 

 

 

 

Relacionadas