Asturias pone en marcha la mesa de trabajo para transformar el modelo asistencial en las residencias

Redacción 9-7-2020

El Gobierno de Asturias ha convocado la primera reunión de la mesa de trabajo que abordará la evolución del modelo de atención residencial (Mares) y en la que estarán representados todos los agentes implicados en este proceso, que camina hacia un sistema de atención residencial centrado en la persona.

Este órgano, que estará integrado por representantes de la consejería y del organismo autónomo Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA), las asociaciones de familiares, la Federación de Asociaciones de Mayores (Fampa), las patronales del sector y representantes de los profesionales, definirá la hoja de ruta a seguir para diseñar el nuevo modelo y establecerá también un calendario de puesta en marcha del renovado sistema asistencial.

Así lo ha concretado esta mañana la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, durante su comparecencia ante la comisión de estudio de la gestión de la crisis sanitaria de la Junta General. Álvarez ha anunciado que la próxima semana se convocará la primera reunión de trabajo de esta mesa, donde se debatirá y dará forma a este nuevo modelo asistencial.

“El cambio de modelo ya no es un debate, es una necesidad clara que requerirá de cambios organizativos y de la propia cultura asistencial. La sistematización del trabajo de los profesionales no será por tareas sino que estará basado en un cuidado integral de los residentes como personas de pleno derecho”, ha avanzado la consejera.

Cuidado seguro y de calidad

Con este cambio se apuesta por un cuidado seguro y de calidad y por un refuerzo de todas las medidas preventivas que se aplicarán en los centros ante la posibilidad de un brote de coronavirus. Estas actuaciones están en consonancia con los planes de contingencia que debe elaborar cada centro y que serán actualizados cuando las circunstancias lo requieran.

Álvarez ha señalado que es importante “trabajar el nexo con los referentes del Servicio de Salud y seguir trabajando sobre la red que ya existía y mejorarla”, pero ha hecho hincapié en que las habitaciones residencias “no son habitaciones de hospital ni deben de serlo” porque “medicalizar la vida es un modelo que se aleja de lo que quieren las personas que viven en nuestros centros”.

La consejera de Derechos Sociales ha destacado que las personas mayores son y serán siempre “una prioridad para este Gobierno, con independencia de donde vivan”.

 

Relacionadas