Cerca de 400 personas cuidadoras participan en un proyecto que busca ofrecerles apoyo

Redacción 11-3-2019

Las instituciones vascas, con la colaboración del Centro IMQ Zurriola e IMQ Igurco residencias sociosanitarias, ponen  a prueba un sistema de apoyo a los familiares que cuidan a  personas mayores con algún grado de dependencia. Se trata de un programa piloto que ya ha comenzado. Cerca de 400 personas cuidadoras ya se han prestado a  participar en esta iniciativa que, tras las fases previas de captación de voluntarios y de desarrollo de las herramientas necesarias, entra ya en fase de aplicación.

El proyecto testará la efectividad de una intervención que reúne formación, herramientas de organización, apoyo psicosocial y ventajas en servicios útiles para  apoyar a quienes cuidan, mejorar su autocuidado y, por ende, la calidad de la atención que prestan. Actualmente en Gipuzkoa hay 28.729 personas con dependencia, de las cuales unas 23.000 son mayores. Entre estas últimas el 80 % son  atendidas en su domicilio (en torno a 18.000 personas), y en el 63% de los casos su cuidado recae de manera casi exclusiva en sus familiares.

“Dado que más del 80 % de las personas mayores desean ser atendidas en su hogar, la Diputación está promoviendo y reforzando los servicios necesarios para lograrlo, y poder ofrecer a las personas mayores una atención de calidad, para que puedan continuar en sus hogares el mayor tiempo posible” ha destacado el diputado general Markel Olano, y ha añadido que entre esas medidas está OKencasa, “uno de los 15 proyectos beneficiarios de las subvenciones Adinberri”.

La iniciativa echó a andar en septiembre del pasado año con la captación de familias voluntarias para testar el sistema hasta un total de 210. Estos meses han servido también para desarrollar las herramientas, metodologías y procesos necesarios para poder comenzar a trabajar con las familias. La puerta de entrada al sistema de apoyo es una aplicación para dispositivos móviles denominada Zaindoo.

Zaindoo permite en primer lugar que la persona cuidadora evalúe su estado, atendiendo entre otros aspectos a cómo es su situación particular de cuidados, su salud física y emocional, o su grado de sobrecarga motivada por el cuidado. A partir de ahí construye un plan personalizado orientado a prestarle, apoyo en los momentos difíciles, ayudarle a formarse y mejorar así tanto las condiciones del familiar cuidado como las suyas propias. También podrán utilizar la aplicación para coordinarse con otras personas de la familia que intervienen en el cuidado, o para contrastar con especialistas en cuidados familiar cómo dar respuesta a los retos que plantea el día a día del cuidado.

 

Relacionadas