CEAPs pide la creación de un Ministerio de Mayores

Redacción 23-3-2019

La Ley de Dependencia se caracteriza, 12 años después de su puesta en marcha, por la desigualdad de acceso a los derechos a una Ley que se aplica con 19 modelos diferentes (debido a que cada una de las 16 comunidades y las tres provincias-territorios históricos vascos aplican un modelo determinado), según se desprende del informe presentado en Madrid por el Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs) en el que además se muestra cómo de la misma forma, existen 19 interpretaciones sobre quién y cómo es dependiente, 19 interpretaciones sobre qué servicios o prestaciones hay que ofrecerles; como queda reflejado,  un caos.

Un caos que se  materializa en el hecho de que actualmente más de 250.000 personas se encuentren en el ‘limbo de la dependencia’ y del 1.054.275 personas reconocidas como dependientes que reciben prestación, más de 400.000 reciben la Prestación Económica para Cuidados en el Entorno Familiar (38,59%), una prestación que pese a ser considerada como excepcional en la ley, se ha convertido en la prestación estrella.

“Este caos que tiene ahora solución si se aplican medidas urgentes ahora, no tendrá arreglo cuando se incorporen al sistema los usuarios del denominado ‘baby boom’, que convertirá al ‘reto’ del envejecimiento en una realidad cuando ya no se puede abordar. Ahora es el momento de actuar”, explicaba Cinta Pascual, presidenta de CEAPs

Poner en el centro a la persona

Tras la presentación del informe, los máximos representantes del Círculo Empresarial de Atención a las Personas presentaron una ruta de actuaciones que pretenden poner en el foco de atención, el centro a la persona con dependencia. “La Ley se hace pensando en las necesidades de la persona con dependencia, pero no se da le da la oportunidad de elegir qué es lo que quiere y tener dependencia no significa que se pierda el derecho a decidir”, explicaba Cinta Pascual, presidenta de CEAPs.

Una libertad, que se adquiere “con apoyos que ya recoge la propia Ley de Dependencia, como las Prestaciones Económicas Vinculadas a los Servicios, Esta prestación es el mejor ejercicio de libertad de elección para las personas dependientes y sus familias aunque hoy en día- según explica Pascual–  no es aplicable, salvo que se incrementen los límites establecidos para las personas dependientes con menos ingresos,  según se establece en el propio informe, algo que va en contra del propio espíritu de la Ley ya que las PEVs permiten acceder a una plaza en un centro de día o residencial, acceder a servicios en el domicilio, o lo que requiera con más rapidez que una plaza pública, por la que pueden llegar a pasar dos, cuatro o seis años, en función del servicio o la población, por lo que se convierten en un recurso fundamental para aquellas personas que tienen un grado de dependencia y una necesidad de apoyos inmediata, no sólo por el usuario sino también por los familiares”.

A esto añadía que “hay que poner en valor esta ayuda, reconocida desde 2006 dentro de la propia norma, porque se rige por un principio muy claro: el de situar a la persona en el centro de sus decisiones”. Una opinión que compartía el director del ImsersoManuel Martínez Domene, que defendía el “derecho a decidir de las personas mayores”.

Además, CEAPs plantea la necesidad de responder agrupando las políticas relacionadas con las personas mayores en un solo organismo en las diferentes comunidades autónomas, y que se coordinen a nivel estatal para eliminar las diferencias que no permiten ofrecer derechos en igualdad y con libertad. “Todas las políticas sociales, sanitarias, formativas, de prevención, de lucha contra la soledad, de turismo, de urbanismo, de smarts citys, de apuesta tecnológicas”, apuntaba Cinta Pascual. En definitiva,  la creación de un Ministerio de Personas Mayores “que otorgue dignidad, calidad de vida y que genere riqueza para garantizar el futuro del sector de la dependencia.”

Relacionadas