Cien años de buena vida

Redacción 2-4-2019

“Como si nada”, responde Asunción cuando se le pregunta qué siente al cumplir 100 años. Dice que no piensa en ellos, es otro año más. Está contenta con la vida que tuvo y con la que tiene ahora, no echa nada de menos .

Asunción Nieves Arrizabalaga, más conocida como ‘Chon’ nació hace un siglo en la villa asturiana de Luarca. Sus padres se llamaban Macrina y José, sargento de la Guardia Civil en Luarca, obligado a emigrar a Francia, donde  permaneció un tiempo exiliado. A muy corta edad, ‘Chon’  se traslada con ellos a Gijón, a una casa frente al mar.

Recuerda con ilusión su infancia y adolescencia porque las disfrutó plenamente, saliendo a pasear por la playa de San Lorenzo y bailando en la sala ‘El japonés’, donde actuaban las mejores orquestas y cantantes de la época. Allí conoció al célebre Antonio Machín: “¡qué bien cantaba!”, recuerda.

En torno a los 17 años, fue nombrada Miss Gijón.

A su futuro marido también lo conoció en Gijón y la iglesia de San José fue testigo de su unión matrimonial. Se trasladaron a vivir a Oviedo por el  trabajo de su marido en la Fábrica de Explosivos. Tuvieron 3 hijos, 4 nietos y unos bisnietos de los que se siente muy orgullosa. “Quisiera estar más con ellos pero por las obligaciones laborales de los jóvenes no es posible”, destaca.

En el centro de mayores Covadonga, en el parque de Invierno de Oviedo, a donde ‘Chon’  acude con frecuencia, nunca está sola,  y cuando no está en el centro, la acompaña Marisa, su cuidadora, que “es muy buena y está pendiente de lo que necesito”, explica ‘Chon’.

Sigue con la rutina de peluquería semanal y acude a misa cada fin de semana.

“Pasan los años y no me preocupo de nada, vivo el día como si fuese el último”. Un buen consejo de alguien que sabe vivir bien.

 

Relacionadas