ASCEGE pide la creación de un ministerio para mayores

Berta Suárez/ 4-5-2019

La Asociación de Centros Geriátricos del Principado de Asturias (ASCEGE) presentó el pasado 2 de mayo en la ovetense sede de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) cel informe titulado ‘El caos de la dependencia, soluciones y visión de futuro en el Principado de Asturias’. La exposición de la iniciativa del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs) contó con la presencia del presidente de FADE, Belarmino Feito, y de numerosos profesionales (políticos, empresarios, patronales, trabajadores sociales y sanitarios, etc) relacionados con el tema de la dependencia en Asturias, extrapolable al resto del país, pero con sus singularidades.

En la presentación del informe intervino el autor del estudio, Aitor Pérez Artetxe, socio director de Gerokon Gerentology Consulting,  junto con Arsenio Alonso-Collada Sánchez, presidente de ASCEGE, quien comenzó su intervención con unas palabras de agradecimiento a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Principado de Asturias, que no es de las que resulta peor parada en los estudios sobre la calidad y el control en los temas de dependencia de los mayores españoles. Collada recalcó, sin embargo, “la escasa facilidad de las personas a la hora de elegir residencia, la desigualdad entre las comunidades autónomas y la falta de criterios en la financiación. Estamos en una situación de caos, en el sentido literal de la palabra”. El responsable de ASCEGE también hizo una reflexión sobre el envejecimiento de la población asturiana y la función que desarrolla la asociación que él preside, afirmando que desde la misma “se lleva a cabo una labor de calidad que dé respuesta a todos los problemas de los colectivos de mayores. Nuestra asociación es pequeña, pero representa mucho del trabajo que se está haciendo sobre dependencia en Asturias. Nuestros objetivos principales están en poner a las personas en el centro de atención, rebajar el IVA al 4% para la gente dependiente, dotar de recursos a las prestaciones y aumentar la colaboración pública y privada”

Por su parte, Artetxe recalcó la necesidad de “avanzar hacia un sistema mixto, por lo que proponemos la implantación de un sistema de concertación, con el objetivo de ofrecer una oferta más amplia a la ciudadanía, con un precio único en función de cada grado de dependencia. La idea sería un modelo de atención unificada”, concretó. , el autor del estudio presentado aludió a “la falta de criterio en la inspección y en la evolución de la dependencia, junto con la necesidad de un historial socio-sanitario compartido por todos los sectores profesionales implicados. De ese modo, se facilitaría mucho el trabajo a la hora de aportar soluciones”.

Aitor Pérez  se centró en datos concretos del número de cuidadores de dependientes en España. Unas 150.000 personas cuidan a personas mayores, explicando que no en todos los casos se acredita su profesionalidad. “Con una línea de coordinación más eficaz, se mejoraría el empleo, acabando con la picaresca que se produce en algunos casos, por lo que tanto el Estado como las personas trabajadoras se beneficiarían de unos controles más eficaces en el trabajo de dependencia, además de un cambio en las relaciones públicas y privadas para llegar a un consenso en el estado de bienestar”.

Aunque en la ponencia se analizaron los puntos más relevantes del informe, la estrella de la propuesta incluida en el trabajo de CEAPs, es la creación de un Ministerio de Mayores, “que debe elevar del 0,5€ del PIB  actual al 2% de inversión en mayores”, y que contribuya a mejorar la dignidad y  la calidad de vida. Una inversión que “no sólo va dirigida a los mayores, sino a todos los trabajadores, que ahora mismo se sienten desatendidos”, destacó Alonso-Collada.

Asimismo, el presidente de ASCEGE se mostró crítico con la decisión de destinar 300 millones al pago de la cuota de la Seguridad Social de los cuidadores familiares.   “No estamos en contra de las familias, pero esta prestación, la del cuidador familiar, es la estrella. Con esos 300 millones no se ha dado ningún servicio nuevo a los usuarios ni se ha sacado a nadie del limbo (denominación que reciben las personas que tiene derecho a una ayuda a la dependencia , pero no la reciben)”. Alonso-Collada reconoció que la consejera de Servicios y Derechos  Sociales,  Pilar Varela, “tiene razón: el Estado debe cumplir y aportar el 50% del coste de la dependencia, no como ahora. De los 195 millones que costó la dependencia en Asturias el año pasado, el Estado solo aportó 28”

En cuanto al papel de Asturias en la evaluación realizada para CEAPs, los resultados no varían demasiado con respecto a los ofrecidos  cada semestre por el Observatorio de la Dependencia, y que, excepto en dos ocasiones, suspende a la región.

Movilidad para personas dependientes

El análisis del turismo de la dependencia fue otra de las novedades aportadas. En las explicaciones aportadas acerca del mismo quedó patente que se abre un nuevo horizonte ante el aumento del envejecimiento, y que no es descabellada la idea de plantearse una movilidad para las personas dependientes, incluso fuera de nuestras fronteras nacionales. Lo de “exportar viejos”, aunque suene extraño, no es ya un futurible, porque hay países que ofrecen mayores beneficios en otras poblaciones en determinados aspectos de la dependencia.

Por último, Aitor Pérez Artetxe habló de la pirámide poblacional, reincidiendo en que “unos años habrá un porcentaje muy elevado de población mayor, que tendrá que sostener a la escasa población joven, con lo que hay que invertir estos gráficos, intensificando las políticas del fomento de la natalidad”. El fomento de las ‘Ciudades amigables’  y la mejor atención a las condiciones laborales de los profesionales, uno de los pilares del servicio de la dependencia son, igualmente,  apartados a resaltar para iluminar las residencias de persianas cerradas.

 

 

 

Relacionadas