El Plan Sociosanitario del Principado movilizará 16 millones hasta 2021 para atender a los más vulnerables

Redacción 4-3-2019

Personas mayores o aquéllas con enfermedades crónicas, trastornos mentales o discapacidad son las destinatarias del Plan Sociosanitario del Principado de Asturias 2019-2021, presentado en la residencia Santa Teresa de Oviedo. La coordinación de la asistencia sanitaria y los servicios sociales  movilizará más de 16 millones de euros entre 2019-2021,  “para mejorar la eficacia de los servicios públicos en la atención integral y de calidad a colectivos vulnerables”, según explicaron los consejeros de Sanidad, Francisco del Busto, y de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, quienes estuvieron acompañados por Graciela Blanco, gerente del ERA, y Fátima Iglesias, directora de la residencia Santa Teresa.

La primera línea,  dotada con una partida superior a los 13,2 millones, da prioridad a la intervención sobre poblaciones con necesidad de protección social y promoción de la salud, y recoge, entre otras medidas, el establecimiento de unidades sociosanitarias de convalecencia, con la previsión de crear, hasta 2021, 75 plazas. La primera está prevista en la residencia Mixta de Gijón; la segunda, en la residencia Santa Teresa, en Oviedo, y la tercera, en Avilés; potenciar la atención a personas mayores con enfermedades crónicas, para lo que se contratarán ocho trabajadores sociales y ocho médicos de atención primaria y/o especialistas en geriatría; el aumento de 40 plazas en centros de alojamiento temporal y definitivo para personas con dependencia reconocida.  Para la mejora de la asistencia a personas con trastorno mental grave o severo, durante la vigencia del plan se incrementarán en 50 las plazas psicogeriátricas. También se contratarán dos psiquiatras, que se incorporarán a la red de salud mental de Sespa, y se sumarán 10 plazas en el recurso de alojamiento para menores de 50 años.

La segunda línea de actuación, a la que se destinan 1,5 millones, va dirigida a crear un registro compartido de información, en el que se incluye la implantación de la historia social única electrónica y su integración con la historia clínica digital.

La planificación ha sido elaborada por cerca de un centenar de profesionales de los sistemas de salud y servicios sociales que integran los órganos de coordinación socio-sanitaria creados por decreto en diciembre de 2016.

Relacionadas