Oviedo, referente internacional de la cirugía ocular

Redacción

Más de mil oftalmólogos participan desde el día 24 de mayo en el 32 Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR), encuentro que se celebra en el Palacio de Congresos de la ciudad. También asistieron a este acto otras autoridades, como la vicealcaldesa ovetense, Ana Taboada; el Consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Francisco del Busto; el Vicerrector de Investigación de la Universidad de Oviedo, José Ramón Obeso; el Decano de la Facultad de Medicina, Alfonso López y el presidente del Colegio de Médicos de Asturias, Alejandro Braña. Junto a todos ellos, también estuvieron en la mesa inaugural el presidente del SECOIR, Ramón Lorente, y el presidente del Comité Organizador de este congreso, Luis Fernández-Vega.

Durante estos días se están abordando los principales avances que se están produciendo en cirugía del cristalino, cirugía refractiva y cirugía corneal. Respecto a la primera se debate de manera extensa cómo evitar complicaciones durante las cirugías haciendo cirugías refractivas para lograr conseguir la emetropía. Todo ello con el objetivo de que el paciente vea bien sin corrección tanto de lejos como de cerca, destacando la importancia de realizar una buena biometría previa, una perfecta cirugía e implantando las lentes multifocales más adecuadas.

También se está hablando de la corrección de los defectos refractivos (la cirugía refractiva), materia en la que se están exponiendo los muchos avances que ya existenten tanto para realizar la cirugía en córnea con láser excimer o intraocularmente con lente especiales. Y respecto a la córnea se están debatiendo en varios simposiums las nuevas técnicas de trasplante que tanto han mejorado los resultados finales de estas cirugías

En este sentido, los profesores Luis Fernández-Vega y Ramón Lorente hicieron especial hincapié en la posibilidad de llevar a cabo trasplantes parciales de córnea, es decir, que ante determinadas lesiones ya es posible sustituir solamente la zona dañada. «Ello hace posible que además de tener que utilizar menos tejido en el trasplante se asuma un riesgo menor de rechazo por parte del paciente. Además, así, una misma córnea donada puede servir para más de un receptor».

Relacionadas