Una vida sin límites

Redacción

Un ocio inclusivo, que facilite a personas con movilidad reducida y discapacitadas vivir nuevas experiencias hasta ahora imposibles de disfrutar, como son los paseos por el monte,  los urbanos, terrenos con barro y nieve, por la playa, hasta el mar, con las sillas anfibias; es el objetivo que inspiró a Juan Carracedo, ingeniero y gerente de ONTRACK para España y Portugal.

“Me inspiró mi padre, destaca Carrecedo. Necesita silla pero en cuanto sales del asfalto es un calvario. Y empecé a buscar fabricantes de sillas con estas características. Y los encontré en EEUU. Son unos modelos de última tecnología con unas prestaciones adecuadas para personas con paraplejia, ELA, otras enfermedades degenerativas o para problemas de movilidad derivados de la edad”.

La tracción de oruga de las sillas permite volver a disfrutar del ocio y de diferentes actividades, superando muchos límites y que permiten al usuario moverse por cualquier terreno. El último modelo permite al usuario incorporarse en posición vertical.

Tres modelos

ONTRACK comercializa tres modelos de sillas que se adaptan a las necesidades de cada usuario. El modelo ST o estándar ofrece varias opciones diferentes: inclinación en marcha, ajuste de múltiples velocidades y una vida de batería extremadamente larga.

La última novedad es el modelo NT, en el que destaca su capacidad de adaptación. Con un ancho de asiento reducido y ajustable, esta silla con tracción de oruga permite acceder a vehículos especiales y entrar por puertas sin ningún problema.

Por último, el modelo TR es apto para la gran mayoría de personas con discapacidad y  permite a una persona con discapacidad salir al aire libre en posición vertical (de pie), así como usar la función de asiento del ST.

La población con discapacidad

En la práctica muchas personas siguen teniendo dificultades en situaciones cotidianas y han tenido que abandonar muchas actividades que realizaban debido a esta situación. Estas sillas tratan de devolver la libertad y la autonomía a estas personas , permitiéndoles el acceso a lugares y actividades que habían abandonado.

Las ruedas de oruga permiten acceder a terrenos antes inaccesibles y a superar muchas de las barreras arquitectónicas que nos encontramos en cualquier lugar y permiten los desplazamientos de manera sencilla y cómoda siempre proporcionando un amplio rango de movilidad.

Devolver la libertad y la autonomía, permitiendo el acceso a lugares y actividades hasta ahora descartadas, simbolizan un avance de futuro para que la movilidad no sea un obstáculo.

Y quizás podremos algún día disfrutar de estos equipamientos fabricados en Asturias,  con una producción pionera en Europa.

Relacionadas