Sanidad implanta un programa de telemedicina en el occidente asturiano

Redacción 5-2-2018

El Hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea (Asturias) ha implantado un programa de telemedicina que permite explorar a distancia a los pacientes que acudan al centro hospitalario con la sospecha de sufrir un ictus. Este sistema funciona a través de cámaras de vídeo conectadas con los centros de referencia asturianos para el tratamiento de esta patología, que son el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y el Hospital Universitario de Cabueñes. Allí, un neurólogo realizará una exploración a distancia del paciente, lo que le permitirá detectar la existencia del ictus de forma más rápida. Confirmada ésta, se procederá en el mismo hospital a su tratamiento, sin necesidad de trasladar al paciente.

El tiempo resulta un factor clave a la hora de aplacar un ictus y garantizar la efectividad de los tratamientos, así como la evolución de los pacientes y la reducción de las posibles secuelas de la enfermedad. Si se actúa en las primeras horas, se puede conseguir que la mayoría de los afectados se recuperen y mantengan todas sus capacidades.

En Asturias, según la Consejería de Sanidad, el ictus supone la muerte de unas 900 personas al año. Es una de las principales causas de fallecimiento.

Este programa de telemedicina se implantará en el próximo semestre en el Hospital de Jarrio (Área Sanitaria I) y el de Arriondas (Área Sanitaria VI). El ‘teleictus’   es una de las novedades de la última actualización del Código Ictus, con el que se pretende llevar este protocolo de actuación a las alas de la región asturiana.

Relacionadas