Impresoras 3D en las residencias DomusVi para mejorar la alimentación

Redacción 17-7-2018

DomusVi está incorporando impresoras 3D en las cocinas de sus residencias para preservar las características visuales de los alimentos y hacer más atractivos los platos que se ofrecen a las personas mayores alojadas en sus centros. El primer centro en implantar esta innovadora técnica ha sido la residencia DomusVi Bonanova, en Barcelona.

El equipo de nutricionistas de DomusVi trabaja desde hace años en mejoras que aporten una dieta saludable dirigida a los mayores. Además de ser equilibrada y correcta, debe estar adaptada a la capacidad de masticación y deglución e incluir platos que la persona conozca y consuma habitualmente. La comida debe tener la consistencia adecuada, agradable al paladar, idónea elaboración y una buena presentación gastronómica.

En 2013, DomusVi introdujo en sus centros la alimentación texturizada, que resultó clave para solucionar la problemática de la consistencia de los alimentos. Permitió adecuar los platos del menú normal a la capacidad masticatoria o deglutoria de los residentes, sin disminuir el valor nutricional, sin modificar el sabor y sin aumentar el tamaño de la ración, efectos inevitables y negativos cuando con los triturados clásicos se transforman los platos de consistencia dura a puré.

Ahora DomusVi se sitúa por delante al mejorar la presentación de los platos.  En la residencia DomusVi Bonanova ya se sirven platos texturizados con dibujos tridimensionales, de lo que resulta un mejor nivel de aceptación del menú.

Esmerada presentación

Con la impresora 3D el personal de cocina da forma a los platos texturizados. Se pueden presentar con su aspecto original o como flores u otras presentaciones agradables a la vista. Las impresoras funcionan de manera similar a una manga pastelera robotizada: añaden capas de comida reproduciendo el dibujo predeterminado en tres dimensiones.  Los platos se elaboran de la manera tradicional y se texturizan para conseguir un puré espeso. Este se incorpora en cartuchos (de forma similar a las jeringuillas), se programa el dibujo tridimensional que se quiere realizar y, mediante émbolos automáticos, la máquina dosifica cada ingrediente en la cantidad y el lugar programados hasta que realiza el diseño. El resultado es un plato sabroso con una esmerada presentación.

“La apariencia atractiva de los platos no solo predispone a una mayor satisfacción con la comida, sino que favorece la ingesta de los mismos, ya que, como dice la cultura tradicional, la comida entra por los ojos”, explicó Nekane Cárdenas, nutricionista de DomusVi. Cárdenas agregó que “la alimentación de las personas mayores se asocia muchas veces a adjetivos como rutinaria, no atractiva, aburrida, poco imaginativa, especial etc. En DomusVi trabajamos para romper con esa visión y ofrecer una equilibrada y correcta  alimentación compatible con el disfrute y la experiencia sensorial de la comida, porque nuestro objetivo es servir a los mayores con los más altos estándares de calidad”.

Tras el éxito inicial de la aplicación de esta innovación en la residencia DomusVi Bonanova, la empresa extenderá el uso de la impresora 3D a otros centros de su red.

 

Relacionadas