“Como sujetos de pleno derecho, el sufrimiento y el abandono de las personas mayores es una violación a tales derechos”

Bajo el título ‘Nuevo modelo residencial tras el COVID19’, UGT-Asturias celebró recientemente una jornada con la participación de varios expertos

Manuel Francisco Menéndez, secretario general de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT-Asturias (UJP)

Redacción 17-1-2022

Bajo el título ‘Nuevo modelo residencial tras el COVID19′, UGT-Asturias celebró recientemente en Oviedo una jornada con la participación de varios expertos. Manuel Francisco Menéndez, secretario general de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT-Asturias (UJP), analiza en esta entrevista el cambio de modelo residencial asturiano que defiende el sindicato,  y las medidas necesarias para conseguir una mejor calidad de vida de las personas mayores.

¿Cuál es tu valoración de la jornada sobre Nuevos modelos residenciales?

 Es una valoración positiva pues se han cumplido los objetivos que nos marcábamos con la jornada, sensibilizar, concienciar, llamar la atención, alzar la voz, ante una realidad que queremos mejorar y cambiar.

Para que tanto las administraciones públicas, como entidades privadas, como la sociedad y los ciudadanos, se conciencien, actúen y tomen medidas, para que con  nuestro modelo  residencial  se adopten las necesarias que mejoren la protección de las personas mayores y su calidad de vida en las residenciasE.

-En la jornada, los ponentes reclamaron una dotación presupuestaria acorde con las necesidades de las personas mayores…

Es necesario plantearse una pregunta ¿quién está obligado a responsabilizarse de los cuidados de los mayores  más allá del ámbito familiar?

Es una respuesta sencilla,  las distintas administraciones, cada una en el marco de sus competencias, con diferentes niveles de atención, concreción y ejecución, desde distintos enfoques  y con la aplicación de los recursos económicos suficientes.

Nueva pregunta ¿son suficientes los recursos económicos dedicados para los cuidados de nuestros mayores en las residencias?

Los resultados durante la pandemia han sacado y visualizado las carencias de nuestro sistema de atención a las personas mayores por lo que es  urgente  planificar a corto y medio plazo la inversión que el sistema va a requerir y los recursos necesarios para un mejor cuidado de nuestros mayores.

Según últimos datos oficiales del Ministerio de Derechos Sociales, en 2021, 46.671 personas fallecieron en las listas de espera de la dependencia, siendo Asturias una de las CCAA que mayor  porcentaje ha reducido su lista de espera (un 33,7%)  ¿Qué  medidas  son necesarias  para evitar el sufrimiento y abandono de las personas más vulnerables?

Los mayores, al igual que el resto de ciudadanos, tienen derecho a vivir en entornos donde sean tratados con respeto. Como sujetos de pleno derecho, el sufrimiento y el abandono  es una violación a tales derechos. Por lo que la primera medida que hay que aplicar  será fomentar una Cultura de Buen Trato a las personas mayores e inculcarla a través de la educación desde los primeros momentos de la vida.

Otra medida importante es el buen cuidado de los mayores, que significa calidad de vida para este colectivo. Teniendo en cuenta que para lograrla hay que contar con recursos sociales básicos, pensiones, alimento, vivienda, recursos socio-sanitarios, formación  etc.

Para ello los poderes públicos tienen la obligación de dotar a los mayores  de aquellos medios que les permitan vivir su existencia de la mejor manera.

Pero más allá de las dotaciones sociales, con ser tan necesarias, queremos poner el acento en algo más, una medida fundamental para evitar el sufrimiento y el abandono de los mayores, es el reconocimiento social de los mayores, que  ha de estar presente desde los primeros estadios de la educación, ha de vivirse en familia desde los hechos, y ha de trasmitirse a la sociedad, para  que la consideración a los mayores esté asegurada y se pueda desterrar su sufrimiento y su abandono.

La mayor parte de la población quiere envejecer y morir en su casa. ¿Qué  hay que hacer para que sea así?

Para que podamos envejecer  y morir en nuestra casa y en nuestro entorno, es imprescindible y necesaria una vivienda, adaptada a las necesidades del mayor, en la que podamos permanecer hasta el final.

Tener una atención adecuada por parte de las administraciones, pero también un soporte emocional a nuestro alrededor por parte de las familias, porque nuestra casa, es aquella en la que están nuestras cosas y  nuestra gente.

Potenciar  el sistema  y servicios de atención a la dependencia para incentivar el uso de servicios de apoyo en el domicilio, para la realización de  actividades diarias, con el objetivo de permitirles permanecer en su propio hogar, con el máximo nivel de autonomía, durante el mayor tiempo posible, puesto que el lugar en donde se envejece tiene impactos importantes sobre la salud de las personas: el hacerlo en un lugar conocido aumenta los niveles de confianza, independencia, y autonomía

Relacionadas