Los trabajadores de residencias están sufriendo graves consecuencias para su salud por el estrés vivido

Redacción 13-11-2020

Las consecuencias de la pandemia que se están viviendo desde marzo están teniendo efectos “muy negativos”  en el estado de salud física y mental de trabajadores de residencias geriátricas de Galicia, que están experimentando “riesgos psicosociales laborales por el contacto con la muerte y el dolor al que han estado expuestos”, destaca de Sociedade Galega de Xerontoloxía y Xeriatría (SGXX)  en un comunicado.

Entre estos profesionales también se encontraron “altos niveles de estrés traumático secundario, siendo aún mayor entre aquellos trabajadores residenciales en los que se detectaron casos positivos de COVID-19”. El estrés traumático secundario se define como el conjunto de emociones y comportamientos que aparecen como resultado de presenciar el trauma que otra persona ha experimentado, o de ayudar o cuidar a una persona traumatizada. Los síntomas son similares a los que experimentan las personas que experimentan un trauma en primera persona.

Los datos recogidos en un estudio realizado por el equipo de Investigación en Personalidad, Tensión y Salud de la Universidad Autónoma de Madrid, que analizó la situación vivida entre abril y mayo por un total de 228 trabajadores en residencias de 42 provincias españolas, son “muy acusados entre los profesionales de las residencias gallegas. Médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería y geriátrica, trabajadores sociales, psicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, directores y coordinadores de centros gallegos presentan síntomas de estrés que podrían afectar gravemente a su bienestar y salud”.

Según destaca la SGXX, “también se detectó un marcado temor al contagio entre el personal, a pesar del gran esfuerzo que están realizando los centros en implementar todas las medidas necesarias de sus planes de contingencia. A este miedo se une la angustia que sufren cada día los trabajadores gallegos por ser portadores del virus e infectar a los vecinos del centro donde trabajan”.

Inseguridad y ansiedad

Por otro lado, una gran parte de los profesionales gallegos están acumulando “mucha inseguridad y ansiedad ante la sensación de que la sociedad los está valorando injustamente, porque hacen todo lo posible por cuidar bien a sus residentes y protegerlos de las infecciones, y esto no siempre es percibido como tal por la ciudadanía o por las administraciones”. Por ello, la SGXX reivindica la “urgente necesidad de implantar programas de prevención de riesgos psicosociales laborales en el sector de las residencias de ancianos, que puedan paliar estas situaciones y mejorar el bienestar de los trabajadores de los centros gallegos. Urge modificar el protocolo de intervención en los centros”-

Por último, desde la SGXX insisten de nuevo en la necesidad de “modificar el actual protocolo de intervención en los centros de Galicia, dado el número de fallecidos en las residencias gallegas”. Es fundamental que las “personas positivas sean derivadas a centros intermedios, como ya lo están haciendo otras comunidades, y la sugerencia de la propia sociedad se hizo con buen criterio en Galicia en marzo”. Además de estas derivaciones, los geriatras y gerontólogos recuerdan que también es necesario “establecer controles de PCR semanales a los residentes y al personal”.

 

 

Relacionadas