El programa de formación universitaria para mayores de Granada se queda sin ayudas

Redacción 20-8-2020

El Aula Permanente de Formación Abierta de la Universidad de Granada (UGR) se queda sin ayudas, según la orden que recoge la convocatoria de este tipo de ayudas.  La institución ha pasado de percibir 70.000 euros de la Consejería de Igualdad, a 20.000 el curso pasado y, ahora, cero céntimos.

La catedrática de Derecho Civil y directora de esta institución desde hace cinco años, María del Carmen García Garnica, explica que en el curso recientemente finalizado estuvieron matriculados cerca de 1.300 alumnos mayores repartidos entre las distintas sedes (Granada, Guadix, Baza, Motril, Ceuta y Melilla) y realizaron su actividad docente en torno a 250 profesores colaboradores. A nivel andaluz, el número de personas afectadas por esta medida se eleva a diez mil. «Ha sido un varapalo que nos ha pillado por sorpresa a finales de julio con todo organizado tanto en Granada como en el resto de las sedes», afirma la directora. Por su parte, José Rodríguez, uno de los usuarios y presidente de ALUMA, comenta que «no entendemos los criterios que han manejado para tomar una decisión tan lesiva para el colectivo de los mayores y de la comunidad universitaria. Si son criterios económicos, están totalmente equivocados, el dinero que se invierte en la formación a lo largo de la vida, se devuelve multiplicado a la sociedad».

Sobre la fecha de publicación, García Garnica indica que el que haya sido en la última semana de julio «no sé si ha sido casualidad o premeditado pues en agosto ya sabemos que es un mes donde poco se puede hacer. Con todo y con eso, nos estamos poniendo en contacto con el resto de universidades andaluzas para ponernos de acuerdo. También con la Diputación de Granada para intentar conseguir el apoyo que no hemos conseguido de la Junta y llamar a todas las instituciones públicas posibles». Tienen muy claro que no quieren una planificación distinta o más recortada pues su idea es la de mantener la oferta a pesar de las circunstancias, «seguir impartiendo docencia con la misma calidad y el mismo número de horas que en años anteriores, con más seguridad y si volvemos a tener alguna dificultad se pueda impartir la docencia en directo y de forma virtual. Todo eso lleva un esfuerzo humano y económico adicional al que hemos tenido en años anteriores».

6 años de historia

Este aula, una iniciativa pionera en España, que puso en marcha la actual rectora de la UGR, Pilar Aranda, con sede en la Antigua Facultad de Medicina, cuenta con una larga trayectoria pues inició su andadura en 1994. El miedo a los contagios y el rechazo a lo digital ha hecho que las preinscripciones para el curso próximo durante el mes de julio para los alumnos de nuevo ingreso no hayan sido tan altas como otros años.«Con todo y eso tenemos un número razonable, más de 60 nuevos alumnos interesados, y en septiembre todavía pueden preinscribirse las personas interesadas, sabiendo que para nosotros la salud va a ser la prioridad», añade Carmen García.

«La pandemia ya ha hecho bastante daño para que ahora le privemos de esto que tanto les gusta y les llena. Algunas universidades se plantean hacer una especie de standby, lo cual es muy preocupante. En la UGR no queremos ni hacer un parón ni ofrecer menos de lo que se ha ofrecido hasta ahora, pero evidentemente seguiremos alegando para ver si esto tuviera vuelta atrás», concluye.

 

Relacionadas