¿Cómo deberían ser los espacios donde vivamos la vejez?

Bajo el lema «Pensar en ellos, crear para ellos», la XXXI Edición del Concurso de soluciones constructivas Pladur® invita a los jóvenes estudiantes de arquitectura a concebir un proyecto de ‘Senior Housing’

Redacción 16-6-2021
El envejecimiento de la población es uno de los cambios más destacados del siglo XXI. Los modelos de residencias concebidos para las personas mayores han entrado en serio cuestionamiento. La pandemia ha sido determinante, al haberse convertido algunos de estos lugares, desgraciadamente, en protagonistas desde el inicio de la crisis sanitaria.
Con un 40% de población mayor de 65 años, es fundamental repensar el modelo de vivienda y de ciudad. En este sentido, la arquitectura tiene un rol determinante en la definición de los espacios en los que habitaremos a lo largo de nuestra vida. La arquitectura necesita concebir, por tanto, entornos accesibles, agradables, tecnológicos, seguros y sostenibles, donde poder vivir nuevos modelos de envejecimiento activo y saludable.   
Este tipo de reflexiones en torno a los modelos de vivienda de las personas mayores, o ‘Senior Housing’, son las protagonistas de la última edición del Concurso internacional de soluciones constructivas Pladur®, en el que participan más de 30 universidades y escuelas de arquitectura de España y Portugal. El próximo 18 de junio se celebrará la entrega de premios, donde por fin conoceremos los nombres de los estudiantes ganadores.  
Marc Trepat y la vertiente social de la arquitectura 
Sobre experimentar con nuevos modelos tras el COVID-19 y buscar el equilibrio entre atención sanitaria, cuidados y calidad de vida sabe mucho Marc Trepat, jurado de esta edición del Concurso Pladur®, que actualmente combina el ejercicio de su profesión en su estudio B\TA Arquitectura con formación a otros arquitectos.   
En sus proyectos de ‘Senior Housing’, Trepat va un paso más allá de la funcionalidad, la técnica o la estética; adentrándose en la psicología de las personas mayores y profundizando en sus problemas, para diseñar residencias humanas, sostenibles y viables económicamente.   
«Hasta ahora –comentaTrepat– las residencias se han conceptualizado como si fueran hoteles o incluso hospitales.»    Uno de los conceptos clave que maneja Trepat es la Atención Centrada en la Persona (ACP), que implica una vertiente más social de la arquitectura. Y sus proyectos redefinen el concepto de residencia asistida, basándose en modelos nórdicos y centroeuropeos, para combatir las tres grandes lacras del envejecimiento: «el aburrimiento, el sentido de la inutilidad y la soledad». 
  «El objetivo del concurso es de absoluta actualidad», añade Trepat, que es muy optimista al comprobar el nivel de los estudiantes que han participado en la iniciativa, quienes «han ido más allá de lo que entendemos por arquitectura artística, pero sin olvidarla.»

Relacionadas