“Difícilmente pueden crearse comunidades amigables sin conocer la opinión, expectativas y aspiraciones de las personas mayores”

Cecilia Pérez/ Presidenta de la Federación Asturiana de Concejos (FACC)

Redacción 16-8-2021

‘Como ser una ciudad o comunidad amigable con las personas mayores’ es el reclamo de la jornada que la Red de Concejos Saludables de la FACC, en colaboración con el Equipo Territorial de Servicios Sociales del Área Sanitaria I, la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar del Principado de Asturias , la Red de Ciudades Amigables de las Personas Mayores del IMSERSO y el Programa Rompiendo Distancias del Área Sanitaria I, organizó recientemente.

Cecilia Pérez, presidenta la Federación Asturiana de Concejos  (FACC), analiza y detalla en esta entrevista  las iniciativas para facilitar un envejecimiento saludable.

¿Qué es un entorno amigable con las personas mayores?

Un entorno amigable con las personas mayores es aquel donde las políticas locales promueven el envejecimiento saludable y activo y se mejoran los equipamientos, espacios públicos y servicios para adaptarlos a este colectivo. En concreto, son localidades o municipios que apuestan por facilitar a nuestros mayores vivir dignamente, con buena salud y participación social.

A grandes rasgos, este es el criterio fijado desde 2010 por la Organización Mundial de la Salud cuando este organismo impulsó la creación de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.

¿Qué papel tienen los mayores en el proceso de diagnóstico y mejora?

La participación de las personas mayores es básica a la hora de desarrollar entornos amigables con su colectivo. Así lo establece la propia OMS, que requiere a aquellas entidades locales que deseen incorporarse a su red que promuevan su implicación tanto en la fase de diagnóstico inicial como en la elaboración de los planes de acción, su implantación y seguimiento.

Esta participación está plenamente justificada. Difícilmente pueden crearse comunidades amigables sin conocer su opinión, sus expectativas y aspiraciones.

¿Cuáles son los problemas que más preocupan a las personas mayores en el medio rural?

Tanto en el medio rural como en el urbano, quizá la principal problemática sea la soledad no deseada. Sirva como ejemplo que el 30% de los hogares en Asturias son unipersonales, en su mayoría de personas mayores.

Conscientes de esta realidad, en 2019 la Federación Asturiana de Concejos puso en marcha bajo el epígrafe ‘No me llames soledad’ una iniciativa para hacer visible estas situaciones de soledad que afectan a nuestros mayores. A partir de este punto de partida, las pasadas navidades propiciamos –en colaboración con ayuntamientos, colegios y establecimientos residenciales– que cerca de 5.000 escolares de Infantil y Primaria enviaran felicitaciones de Navidad a personas usuarias de estas residencias y también a beneficiarias del servicio de ayuda a domicilio. Nos vimos gratamente sorprendidos por la gran aceptación que tuvo.

Los entornos en los que viven ¿son los adecuados?

Evidentemente, siempre hay cosas que mejorar, porque ser una comunidad amigable con las personas mayores exige una mejora permanente. Pero dicho esto, creo que en Asturias se están logrando grandes avances en este sentido. Sirva como ejemplo que 23 de nuestros concejos –lo que supone el 30% de los municipios asturianos— forman parte de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.

Recientemente el Gobierno central presentó el plan de medidas frente al Reto Demográfico.

En la Federación Asturiana de Concejos entendemos que la crisis demográfica en la que estamos inmersos es la mayor amenaza y, por consiguiente, el mayor desafío al que se enfrenta nuestra comunidad autónoma.

Por tanto, todo lo que contribuya a mejorar las perspectivas demográficas de regiones como Asturias, como es el caso de este plan, debe ser bienvenido. Un plan que deberá ser sostenido en el tiempo y complementado por otras iniciativas tanto a nivel europeo como regional y local. Debemos ser realistas y no podemos obviar que las tendencias demográficas son difícilmente corregibles, dadas las poderosas inercias que las mueven, y aún más cuando son consecuencia de un conjunto de factores sociológicos, económicos y territoriales, como en caso asturiano.

Relacionadas