Cada año se diagnostican unos 10 millones de nuevos casos de alzhéimer en el mundo

En España hay unas 800.000 personas que padecen esta enfermedad

Redacción 21-9-2021

Hoy,  21 de septiembre, se conmemora el Día Mundial de la enfermedad de Alzheimer, la principal causa de deterioro cognitivo en el mundo y un problema sanitario y económico de primera magnitud: según la OMS es ya una de las 10 principales causas de discapacidad, dependencia y mortalidad en todo el mundo.

 La enfermedad de alzhéimer es la principal causa de demencia (más del 60% de los casos de demencia diagnosticados en el mundo), y cada año se diagnostican unos 10 millones de nuevos pacientes. El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por la pérdida y muerte de neuronas, lo que produce un deterioro persistente de las funciones cognitivas, que altera la capacidad funcional y condiciona discapacidad y dependencia de manera gradual y progresiva. La Sociedad Española de Neurología (SEN) calcula que en España hay unas 800.000 personas que padecen esta enfermedad.

 “En los últimos años la prevalencia del alzhéimer ha aumentado considerablemente, en paralelo al incremento de la expectativa de vida y envejecimiento de la población. La edad es el principal factor de riesgo para padecer la enfermedad. Afecta entre un 5 y un 10% de los adultos mayores de 65 años, unas cifras que se duplican cada 5 años hasta alcanzar una prevalencia de aproximadamente el 50% en la población mayor de 85 años”, explica el Dr. Juan Fortea, coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurologia.

“En todo caso la edad no es el único factor. El alzhéimer es una patología de origen multifactorial, condicionada por factores genéticos y/o ambientales, en la que también influyen otros como la hipertensión arterial,  la  hipercolesterolemia,  la  obesidad,  el  sedentarismo, el tabaquismo o la diabetes. Muchos de ellos son modificables, por lo que practicar ejercicio físico de forma regular, no fumar, evitar el abuso del alcohol, controlar el peso corporal, seguir una dieta sana y mantener la presión arterial, el azúcar en sangre y el colesterol en niveles adecuados reduce el riesgo de padecer esta enfermedad”.

 Lo más importante, sin embargo, es que estamos a las puertas de un cambio de paradigma en el tratamiento de la enfermedad. Los fármacos disponibles actualmente para la enfermedad de Alzheimer no consiguen enlentecer la progresión de la enfermedad, aunque sí que mejoran los síntomas, y éstos son aún más efectivos al inicio de la enfermedad. Pero este escenario cambiará en los próximos años. La SEN se muestra esperanzada, por lo tanto, de que en los próximos años surjan nuevos tratamientos que consigan modificar el curso de la enfermedad. Por ello insiste en la necesidad de diseñar un Plan de Alzheimer con una financiación adecuada que permita disponer de los recursos necesarios para ofrecer diagnósticos tempranos con certeza, así como para que se pueda acceder a estos tratamientos con equidad en todo nuestro país. Algo que, hoy por hoy, aún está lejos de conseguirse.

#undiaparaolvidar

Por su parte, la Fundación Pasqual Maragall conmemora el Día Mundial del Alzheimer con el lema #undíaparaolvidar, enlazando uno de los primeros síntomas de la enfermedad, “el olvido”, con el objetivo de que su celebración no sea necesaria en el futuro. Con esta acción, la Fundación persigue un doble objetivo: sensibilizar sobre la importancia de invertir en investigación como única vía para encontrar una cura, y potenciar la divulgación de la enfermedad para cambiar su percepción social.

Y es que el impacto del alzhéimer en nuestra sociedad se ha visto claramente reflejado en el estudio “Actitudes y percepciones de la población española sobre el Alzheimer”, elaborado por la Fundación. En él se desprende que la ciudadanía sitúa el alzhéimer como la segunda condición de salud que más le preocupa, justo después del cáncer. Además, 2 de cada 3 personas en España conoce a una persona afectada por Alzheimer.

“Existe una fase preclínica que empieza hasta 15 o 20 años antes de la aparición de los primeros síntomas y que ha llevado a entender el alzhéimer como una enfermedad cerebral con una larga etapa sin síntomas, seguida por un progresivo deterioro cognitivo que termina en demencia”, explica el Dr. Arcadi Navarro, director de la Fundación Pasqual Maragall y el BBRC.

En los últimos dos años se han producido avances muy importantes en el diagnóstico precoz del Alzheimer utilizando biomarcadores sanguíneos que revolucionarán el abordaje de la enfermedad. Uno de ellos ha sido el estudio del BBRC que ha demostrado que algunos biomarcadores de la proteína tau también se pueden detectar en la fase inicial de la enfermedad en el plasma sanguíneo.

Este descubrimiento permitirá que “en los próximos años podremos saber quién tiene más riesgo de desarrollar la enfermedad de alzhéimer con un simple análisis de sangre, lo que mejorará el acceso a futuros tratamientos y permitirá implementar estrategias de prevención personalizadas”, afirma el Dr. Arcadi Navarro.

Relacionadas