Más de un centenar de medidas para mejorar el bienestar de los mayores gijoneses y evitar la soledad no deseada

La FMSS ha presentado el Plan de Acción Local de Personas Mayores 2021-2024

E. Moreda 14-10-2021

La Fundación Municipal de Servicios Sociales de Gijón ha presentado este mes en el Consejo de Mayores el borrador del Plan de Acción Local de Personas Mayores 2021-2024, que tiene como principales objetivos dar respuesta al progresivo envejecimiento de la población de Gijón e incrementar el grado de bienestar de las personas mayores del municipio; colectivo formado por 72.682 personas de más de 65 años, de las que el 30,47% superan los 80, según  datos padronales de enero de este año.

Para ello el documento presenta un total de 156 medidas en distintos ámbitos, la creación de entornos adecuados que favorezcan su calidad de vida y hasta un proyecto piloto que se prevé poner en marcha en la zona centro con el objetivo de localizar y ayudar a los mayores que están en situación de soledad no deseada o necesitan asistencia.

 En Gijón el 39,79% del  total de personas mayores de 80 años viven solas; el 80,88% son mujeres y el 19,11% hombres. Además, datos municipales revelan que el 5,52% de las personas mayores de 65 años tiene reconocido algún grado de dependencia y que el 22,44% de este grupo, discapacidad.

Ciudad amigable con las personas mayores

El Plan, que se basa en el documento: Diagnóstico inicial, Gijón ciudad amigable con las personas mayores, presentado en diciembre de 2019, cumple el compromiso adquirido con la RED DE CIUDADES AMIGABLES CON LAS PERSONAS MAYORES de realizar un plan de acción trienal, basado en el diagnóstico de la ciudad y en las propuestas realizadas por las propias personas mayores en todos los ámbitos.

En cuanto a la batería de medidas, se plantean más de un de centenar de actuaciones concretas divididas en ocho áreas: espacios al aire libre y edificios, transporte, vivienda, respeto, redes inclusión social, participación y apoyo social, comunicación e información, empleo y participación y servicios sociales y salud.  De este modo, el campo de realización es muy diverso, ya que va desde aspectos muy extendidos como incrementar el número de asientos reservados a personas mayores en los autobuses hasta otros más creativos como fomentar la convivencia con mascotas o la creación de una red de comercios amigables  para paliar y detectar la soledad  de las personas mayores, tema que está muy presente en este documento.

Entre los principales aspectos, en las áreas de espacios al aire libre y edificios y transporte destacan: implementardistintos mecanismos para favorecer la accesibilidad universal a los espacios urbanos públicos y servicios de movilidad con seguridad, aumentar informaciones sobre, por ejemplo, la prevención de accidentes o el cuidado medioambiental mediante el reciclaje y fomentar el envejecimiento activo y saludable.

La hoja de ruta  en vivienda también incluye medidas de accesibilidad, seguridad y prevención que permita a las personas mayores seguir residiendo en su hogar de forma independiente y el mayor tiempo posible. En esta línea se plantean, entre otras medidas, instalar detectores de incendios en las viviendas, instalar dispositivos de control de movimiento  que podrían ayudar a detectar precozmente caídas en casa,  crear programas tutelados que promuevan compartir piso y asesoramiento en temas relacionados como las ayudas disponibles para el consumo de energía.

El  área  titulada Respeto, Redes,  Inclusión Social y Apoyo Social busca agentes para detectar la soledad no deseada que se impliquen en la difusión de la información en materia de participación social (campañas a ciudadanía, UTS, centros de salud, asociaciones vecinales, farmacias, peluquerías, cursos de gimnasia…).  Además, para paliar esta lacra social se creará una red de comercios amigables, que ayudarán a Servicios Sociales a detectar clientes que encajen con el perfil de soledad no deseada; se fomentará compartir el tiempo con mascotas,  crear programas de acompañamiento y la participación en actividades culturales y de ocio en grupo, para evitar el aislamiento. Para ello  es necesario el trabajo conjunto del tejido asociativo local, Servicios Sociales y  el Servicio de Prevención de Incendios y  Salvamento y realizar visitas domiciliarias a personas mayores solas para detectar las necesidades

La comunicación y la información están estrechamente vinculadas con el empleo y participación social de las personas mayores y por lo tanto van a ser factores determinantes en su calidad de vida, así como  en el desarrollo de iniciativas que pongan en valor sus conocimientos y experiencias. En este punto se incluye un apartado dedicado a la brecha digital. Conscientes de que todos los trámites digitalizados en los últimos años se han vuelto inaccesibles para muchos mayores, la Administración se volverá en parte analógica y ofrecerá informaciones en formato papel, habilitará recursos de formación en nuevas tecnologías como encuentros intergeneracionales o cursos en bibliotecas y potenciará el apoyo de voluntarios.

 El proyecto incluye también líneas de actuación más generales, como el desarrollo de actividades de ocio, desarrollo, fortalecimiento de la economía plateada y la atención a mujeres mayores por su alta vulnerabilidad.

 Y en ámbito de la salud,  el plan recoge las necesidades de mejora de  la Atención Primaria, plazas de residencias, programa de Teleasistencia Domiciliaria (TAD), Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) y otros programas de atención a personas mayores y apuesta por la protección de la salud a través del envejecimiento activo y saludable.  

Relacionadas