La PMP insta al Gobierno a apoyar la creación de una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores

La Plataforma de Personas Mayores y Pensionistas (PMP) expresa así su total apoyo a esta Convención, como instrumento jurídico vinculante, que promueva, proteja y asegure el ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores

Redacción 24-11-2021

La Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP) insta al Gobierno a apoyar la creación de una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores, como instrumento jurídico vinculante, que promueva, proteja y asegure el ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores.

La PMP manifiesta así su total apoyo a esta Convención tras la moción presentada por el Grupo Parlamentario Socialista en el Senado sobre la futura Convención sobre los Derechos de las Personas Mayores para su debate en la Comisión de Derechos Sociales.

En este sentido, coincide en que ha llegado el momento en que los Estados estén obligados internacionalmente a garantizar el ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores.

Para la Plataforma, el aumento de la longevidad es uno de los mayores logros de la humanidad y constituye un triunfo del desarrollo. Se trata de una de las tendencias más significativas del siglo XXI y tiene repercusiones ineludibles en todos los aspectos de la sociedad, incide.

Según datos de Naciones Unidas, el 16% de la población mundial tendrá más de 65 años en el año 2050, al tiempo que se prevé que el número de personas de 80 años o más se triplique, pasando de 143 millones en 2019 a 426 millones en el año 2050. Y se calcula que el 80% de estas personas vivirá en países en desarrollo.

Al mismo tiempo que estas cifras se consideran un triunfo por parte de la PMP, también suponen un reto y una de las prioridades de la plataforma que debe abordarse desde la garantía de los derechos humanos de las personas en todas las etapas de la vida.

De ahí que la PMP quiera trabajar de acuerdo con las principales organizaciones internacionales, como Naciones Unidas y la Unión Europea, que abogan por un enfoque basado en derechos humanos y una atención integrada y centrada en las personas.

Por su parte, la ONU fue quien, con la celebración de la I Asamblea Mundial sobre Envejecimiento (AME) en 1982 en Viena, puso las bases para garantizar los derechos de las personas mayores; al tiempo que en la celebración de la II AME en Madrid en el año 2002, constató que el cambio demográfico se había extendido a todo el mundo. Tras esta Asamblea se firmó una Declaración que proclamaba la dignidad de las personas mayores y se comprometió a combatir la discriminación por edad, aprobándose el Plan de Acción Internacional sobre el Envejecimiento, que reconoce el derecho de las personas mayores a disfrutar de una vida digna y participar con su esfuerzo en el desarrollo socio-cultural, económico y político del entorno en el que viven.

Por ello, la PMP expresa que quiere participar activamente en la III Asamblea Mundial sobre Envejecimiento, que se celebrará probablemente en 2022.

Década del Envejecimiento Saludable

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado al periodo 2020-2030 la Década del Envejecimiento Saludable, que aspira a lograr y apoyar las acciones destinadas a construir una sociedad para todas las edades aunando los esfuerzos de los gobiernos, la sociedad civil, los organismos internacionales, los profesionales, las instituciones académicas, los medios de comunicación y el sector privado. Un plan que desarrolla el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento de las Naciones Unidas en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS.

No obstante, las conclusiones del informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en el 24º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, celebrado del 9 al 27 de septiembre de 2013, indican que, a pesar de que la mayoría de los instrumentos internacionales de derechos humanos son aplicables a todos los grupos de edad, incluidas las personas mayores, ni en la redacción de los instrumentos de derechos humanos existentes, ni en la práctica de los organismos y los mecanismos de derechos humanos se ha prestado la suficiente atención a una serie de cuestiones de derechos humanos  que son particularmente importantes para las personas mayores.

De ahí que la PMP considere “fundamental” reforzar los sistemas jurídicos internacionales para garantizar la igualdad, la no discriminación y la protección de sus derechos para hacer frente a las vulneraciones de los mismos en ámbitos como la salud, el empleo, las pensiones, los cuidados, la educación, entre otros.

Relacionadas