Internet ultrarrápido en tierra minera

Adamola empresa instaladora, tiene como objetivo desplegar su red en todas las parroquias de Mieres sin fibra óptica

Redacción 29-12-2021

La fibra óptica también llega a las zonas tradicionalmente mineras de la mano del operador Adamo. Aunque esta actividad extractora se encuentra en declive, numerosas poblaciones asturianas tienen su identidad inequívocamente unida a ella. Si hay un concejo reconocido en ese sentido es Mieres, una tierra minera en la que 2.000 viviendas tienen hoy Internet de alta velocidad instalado por Adamo,  la fibra óptica más rápida disponible en la actualidad en el mercado (1.000 MB). . Apoyándose en ella, vecinos de Gallegos, Santullano, Ujo y Valdecuna también tendrán Internet de alta velocidad de forma inminente. En concreto, a comienzos de 2022.

En todas las parroquias sin fibra óptica

Pero la expansión no termina en esos lugares de Mieres, que ya significa el primer gran paso en el área central de Adamo en Asturias, puesto que la empresa continuará con los trabajos en el concejo a lo largo del año 2022. El objetivo final es instalar su red de Internet ultrarrápida en todas aquellas parroquias de Mieres que carezcan de fibra óptica.

Tanto el balance de las actuaciones efectuadas hasta ahora como el plan de desarrollo para los próximos meses fueron presentados recientemente por David Llano, responsable de Adamo en Asturias, a Delia Campomanes, concejala del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Mieres.

Más de 12.000 hogares asturianos, con Adamo

Tras desplegarse en Coaña, Tapia de Casariego, El Franco, Valdés, Ribadedeva, Navia, Castropol, Llanes o Vegadeo, entre otras poblaciones, y en Mieres ahora, la compañía prosigue con la instalación en el Principado de su infraestructura. En total, ya son más de 12.000 inmuebles asturianos con la fibra óptica de Adamo.

Con el objetivo, precisamente, de dotar de conexión de calidad a las zonas más apartadas, la empresa dispone de una innovadora herramienta: Adamo Fiberhood. Se trata de un sistema mediante el cual, sólo con la petición conjunta de 30 vecinos a través de una sencilla web, es suficiente para que el operador se comprometa a hacer un estudio de despliegue en su municipio. Cada pueblo tiene su propio grupo.