Disfrutar del verano de forma segura y responsable

Redacción 9-8-2022

Las altas temperaturas y el calor extremo que se está viviendo en gran parte del país está generando toda una serie de efectos negativos en la salud de los españoles, siendo el colectivo de las personas mayores uno de los grupos más vulnerables ante este tipo de situaciones.  

Con el fin de mejorar el día a día de las personas mayores, y garantizar la seguridad y la tranquilidad de sus familiares durante esta época del año, Durcal, la primera aplicación española de teleasistencia para séniores, nos da algunos consejos clave para disfrutar del verano de manera segura y responsable.

1. Mantenerse bien hidratado. El mayor problema al que se enfrentan las personas mayores en verano es a la deshidratación, ya que tienden a beber de forma insuficiente al disminuir su sensación de sed. Esta problemática se da porque la proporción de agua en el organismo disminuye de forma considerable a medida que se van haciendo mayores. Por ello, es muy importante llevar unos hábitos regulares de consumo de agua o cualquier otro sustituto a lo largo del día para mantener una buena hidratación y evitar así cualquier mal mayor.

2. Protegerse del sol. A pesar de que los expertos recomiendan tomar el sol una media de 15 minutos al día para mejorar los niveles de vitamina D, es conveniente protegerse de los rayos solares dentro y fuera de casa. En este sentido, se aconseja mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas durante las horas de mayor incidencia solar, además de recurrir a crema de protección solar, ropa ligera que transpire con facilidad y hacer uso de sombreros o gorras.

3. Evitar comidas abundantes. Para combatir los efectos del calor y la pérdida de apetito, es aconsejable evitar las comidas grasas y demasiado abundantes, y aumentar la ingesta de frutas y verduras para mejorar la digestión y reponer las sales minerales que se pierden con la transpiración corporal. Los platos fríos y ligeros como la vichyssoise o el salmorejo, las ensaladas variadas o las frutas de temporada ricas en agua son fundamentales para afrontar la época estival con mayor energía y vitalidad.

4. Favorecer el ejercicio físico. Es importante que las personas mayores practiquen ejercicio a lo largo de todo el año, incluso en los meses de verano. Sin embargo, es conveniente adaptar la rutina deportiva y priorizar actividades que no supongan un sobreesfuerzo ni fomenten la sudoración excesiva como los estiramientos, salir a caminar y practicar pilates o yoga. Además, es aconsejable realizarlo al aire libre y siempre fuera de las horas centrales del día en las que hace más calor.

5. Monitorizar las constantes vitales. A raíz de la pandemia, la teleasistencia ha cobrado mayor importancia que nunca, y se ha convertido en un servicio imprescindible para todas aquellas personas mayores que viven solas y quieren sentirse más seguras. Actualmente, hay relojes inteligentes como el de Durcal que favorecen la tranquilidad familiar al permitirles tener un mayor control de las constantes vitales como el pulso o el oxígeno en sangre de su progenitor, además de monitorizar su actividad diaria o contactar con los servicios de emergencia en cuestión de segundos en caso de sufrir un golpe de calor.

Relacionadas