Consejos para planificar unas vacaciones seguras y cómodas

Cambiar de aires y compartir unos días con amigos y familia son los principales motivos por los que los usuarios de Cuideo salen de sus residencias habituales  

Redacción 11-8-2022

Las vacaciones en general, pero más aún cuando son en familia, se convierten en el antídoto perfecto para combatir la soledad y sus consecuencias en la tercera edad. Romper con las rutinas del día a día, descansar, vivir nuevas experiencias y pasar tiempo de calidad todos juntos puede ayudar a reforzar los lazos familiares y ser muy gratificante.

Para poder disfrutar de unos días de desconexión y tranquilidad en un entorno distinto al habitual, desde Cuideo ofrecen algunas ideas y consejos para tener en cuenta a la hora planificar unas vacaciones en familia que puedan adaptarse a las necesidades de cada uno.

1. Destino: El viajero senior es cada vez más común, muchos se encuentran físicamente activos y tienen más tiempo que nunca para explorar. A su vez, hoy en día existe un enorme abanico de posibilidades turísticas, desde lugares nacionales hasta internacionales, que cuentan con todo lo necesario para poder realizar un viaje placentero y seguro. Por lo tanto, en lo que al destino se refiere, las alternativas son innumerables, pero desde Cuideo recomiendan tener en cuenta factores como las facilidades para el desplazamiento y movilidad del lugar, las temperaturas, la seguridad, la calidad y cercanía de los servicios médico-sanitarios o la gastronomía en el caso de tener un plan de dieta específico. El objetivo es poder encontrar un lugar que se adapte a las expectativas del viajero sin alterar su calidad de vida.

2. Transporte:  A la hora de elegir un destino en el que pasar las vacaciones con los mayores de la familia, el transporte puede ser un elemento clave. Dependiendo del tipo de movilidad que tenga la persona o personas en cuestión, será necesario decantarse por una opción u otra. Los cruceros, por ejemplo, son una alternativa muy demandada entre los viajeros seniors, precisamente por las facilidades que ofrecen para visitar numerosos lugares sin tener que estar cambiando constantemente de medio. Los viajes en tren o con un vehículo propio adaptado también pueden ser una muy buena opción, y para las visitas y paseos siempre se puede contar con el apoyo de sillas de ruedas eléctricas o scooters para desplazarse cómodamente.

3. Alojamiento: Por lo general, en nuestros hogares habituales tenemos lo necesario para estar cómodos y seguros en función de nuestras necesidades. Por eso, a la hora de planificar unas vacaciones, es importante tener en cuenta si existe algún requerimiento especial que necesite cumplir el lugar en el que nos vayamos a hospedar. Actualmente cualquier tipo de alojamiento puede ser accesible, ya sean albergues, hoteles, apartamentos turísticos o casas rurales, pero todas deben cumplir con unas características mínimas que indica la legislación. En función de las necesidades de cada uno es importante verificar aspectos como si el lugar dispone de rampas, aparcamientos para vehículos para personas con movilidad reducida, pasillos y puertas adaptadas para el paso de sillas de ruedas, aseos adaptados, señalizaciones especiales en braille para personas con discapacidades visuales o sistema de alarma con señalización visual para personas con discapacidad auditiva, entre otros. 

4. Actividades y entretenimiento: Unos de los principales atractivos que tiene visitar otros destinos es la posibilidad de conocer nuevos lugares y vivir experiencias diferentes. Tener en cuenta el tipo de actividades y ocio que se fomenta en el sitio elegido es un aspecto fundamental para tratar de sacarle el máximo partido a las vacaciones. En este sentido, hay planes que funcionan prácticamente para todas las edades. Para los que buscan un poco de cultura, Cuideo destaca la visita a museos, mercados y actividades tradicionales del lugar, como festivales de teatro o música al aire libre e incluso una ruta en el bus turístico del lugar. Para quienes prefieran refrescarse y estar en contacto con la naturaleza, se recomienda buscar playas tranquilas que tengan una buena accesibilidad y corrientes controladas y disfrutar de paseos entre la vegetación de parques nacionales o jardines botánicos.

5. Equipaje y rutinas: Una vez planificado el viaje, solo queda preparar las maletas y emprender el rumbo al destino. Eso sí, antes de salir de casa es de vital importancia revisar que todos los miembros llevan consigo su documentación (personal y sanitaria) y, si es preciso, toda la medicación que necesitarán durante los días que estén fuera de su estancia habitual, así como, por ejemplo, los dispositivos necesarios para tratar trastornos como los respiratorios. También es recomendable llevar un pequeño botiquín de emergencia para imprevistos con material para curas. Por otro lado, en caso de estar pasando por algún proceso de rehabilitación o fortalecimiento muscular, es recomendable continuar con la tabla de ejercicios y dedicar un ratito del día para no perder la rutina.

Los usuarios de Cuideo se van de vacaciones

Reservar unos días al año para cambiar de aires o visitar a seres queridos es algo que se disfruta a todas las edades. Por eso, desde Cuideo han realizado una encuesta entre sus usuarios para conocer un poco más sobre sus hábitos a la hora de irse de vacaciones. La edad de los encuestados ronda entre los 55-64 años (60%), 75 años o más (20%) y menos de 54 años para el 20% restante. En lo referente a la frecuencia de viajes en los últimos 5 años, el 38% de los usuarios afirma haber salido a una estancia fuera de su residencia habitual entre 2 y 4 veces, seguido por un 31% que salió hasta en 8 ocasiones o más. El motivo principal ha sido distraerse y cambiar de ambiente (40%) junto con visitas a familiares y amigos (27%). Normalmente estos viajes los hacen acompañados de los familiares directos como esposo/a y/o hijos (87%), mientras que el 13% lo hace con otros familiares o amigos e incluso algunos de ellos han decidido viajar solos (7%). Además, en estos viajes familiares, el 21% de los encuestados ha decidido ir acompañado también por sus cuidadores principalmente por motivos de salud.

Con respecto al tipo de alojamiento, el 64% de los usuarios afirman hospedarse en una casa propia o familiar, frente a un 36% que prefiere ir a hoteles o pasar sus vacaciones en apartamentos y casas rurales (14%). En cuanto a la duración de las escapadas, más de la mitad de los encuestados se va de vacaciones entre 8 y 14 días (57%), mientras que un 29% de ellos decide alargarlo a 15 días o más.

Relacionadas