‘Personas que cuidan’’: construyendo el estatus social del colectivo cuidador

Redacción 7-11-2022

El Aula de Atención Domiciliaria Integrada UIC Barcelona-Qida ha acogido recientemente  la jornada “Personas que cuidan” en el Aula Magna de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona). Coincidiendo con el Día Internacional de las Personas Cuidadoras, la jornada ha homenajeado el trabajo y desempeño realizado por las personas cuidadoras que mejoran día a día la calidad de vida de los mayores y de las personas dependientes.
Conducido por Marga Maldonado, responsable del área de cuidadores/as en Qida, el acto ha contado con la bienvenida institucional a cargo de Boi Ruiz, director del Instituto Universitario de Pacientes de UIC Barcelona, quien ha hecho hincapié en que “no se puede hablar de una atención integral afectiva y efectiva de las personas con salud quebrantada sin formalizar y reconocer el papel del cuidador profesional”.
La primera parte de la jornada se ha centrado en la evolución del sector de la atención y cuidados domiciliarios: de dónde venimos y hacia dónde vamos; así como en la importancia de la figura del cuidador. Oriol Fuertes, CEO y fundador de Qida, ha destacado que “ha sido un buen año en cuanto avances y mejoras para el colectivo cuidador, tanto en el SAD como en el Régimen del Hogar”. En su intervención, además ha señalado que “debemos seguir construyendo el estatus social del colectivo cuidador y, desde Qida, intentamos potenciarlo. Entendemos como estatus social alcanzar unas condiciones laborales justas, tener acceso a capacitaciones y a procesos de selección personalizados, como también el sentido de pertenencia a un colectivo cuidador que sea valorado por la sociedad. Estamos en un camino de construcción conjunto”. 
Por su parte, Julia Masip, psicóloga CSS Guinardó (Instituto Municipal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona), ha resaltado que “es muy importante visibilizar a nivel social la figura del cuidador, ya que la demanda y su necesidad va en aumento. Además, resaltar la importancia de la formación, tanto para una mayor valoración de las profesionales como para mejorar el vínculo con la persona a cuidar y su familia. La mejora y la rigurosidad en el marco de contratación puede prevenir y evitar excesos y abusos en las tareas de los profesionales del cuidado. La profesión de cuidadora requiere de una alta autocura, ya que comporta un alto desgaste tanto emocional como físico”.
Durante la segunda parte y bajo el título “Vivencias en primera persona”, cuidadores profesionales y familiares han dado a conocer el rol que desempeñan como cuidadores, así como el abordaje de las diferentes situaciones complejas con las que se encuentran en su día a día. 
A continuación, Mónica Capella, experta en Trabajo Social Sanitario y Referente Social en Qida ha desarrollado la ponencia “El síndrome del cuidador”. Durante su intervención ha señalado que “la actividad de cuidado hacia otra persona puede generarnos una situación de vulnerabilidad, así como los síntomas que nos pueden aparecer y cómo enfrentarnos a ellos”. La experta ha recomendado “aprender a identificar la sintomatología asociada a esta patología y recurrir a la ayuda lo antes posible, en el caso de que no seamos capaces de gestionarlo de forma autónoma”.  
La jornada ha concluido con la entrega del Premio “Cuidador/a del Año” a Imane el Hasrouf, entre más de 60 cuidadores y cuidadoras profesionales nominadas. La conductora del acto ha señalado “el valor diferencial que ha tenido el acompañamiento de Imane a la señora que cuida, ya que tiene un deterioro avanzado de salud, y cómo sabe gestionar situaciones complejas a nivel de carga emocional y conseguir una mejora en el estado de ánimo de la usuaria, clave para mantenerse en tratamiento continuo”. 

Relacionadas