La inflación pone en jaque los viajes del Imserso

Los alojamientos buscan nuevos nichos de clientes entre los mayores con mejor poder adquisitivo

Estrella González 22-11-2022

La subida generalizada de los costes, que ha desembocado en una inflación desbocada, ha infligido un nuevo golpe al programa turístico para la tercera edad que desarrolla el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) y que ha sido objeto de numerosas críticas desde hace tiempo por su falta de sostenibilidad económica. Si antes contribuía a mantener el sector hotelero a flote en temporada baja, ahora, según denuncian los establecimientos, ha provocado un agujero financiero que se ha vuelto inasumible ante la compleja situación económica que afecta al país y al mundo debido a la guerra de Ucrania.

Una de las últimas consecuencias de este problema, que ha llegado a un límite “terrible”, en palabras de Nuria Montes, secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana Hosbec, es la decisión adoptada a mediados de octubre por el complejo Marina d’Or de cerrar sus puertas hasta febrero, un periodo de cinco meses que, según fuentes de la empresa, se debe a la baja rentabilidad que obtiene con los viajes del Imserso.

La patronal valenciana lamenta que resulte menos lesivo para los negocios cesar su actividad que participar en este programa. “Con los actuales precios de la energía y el modelo del Imserso se pierde dinero si el hotel sigue abierto”, asegura Nuria Montes. “Trabajar por 22 euros por persona al día con pensión completa es insostenible y está por completo fuera de mercado”.

El programa de vacaciones para mayores organizado por el organismo dependiente del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que dirige Ione Belarra ofrece más de 800.000 plazas en destinos de costa e interior. En el caso de la actual temporada 2022-2023, cuya campaña de comercialización arrancó en septiembre, está toda vendida en la zona del Levante español, pese a que el organismo público mantiene los precios congelados tras haber destacado su revisión al alza. Esto agrava más aún las pérdidas, máxime tras los dos años de balances muy afectados ya por la pandemia del coronavirus.

Como única solución, el sector emplaza al Gobierno de España a que contemple en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2023 un nuevo modelo de Imserso, que recoja el aumento de la financiación de este programa para adecuarlo al elevado coste de la energía y de los precios. Para Montes, “el Gobierno debe ser sensible ante el riesgo de crisis que corre el sector”, por lo que debería poner en marcha un paquete de ayudas que compense la situación porque “el agujero sigue existiendo”.

La Confederación Española de Hoteles (Cehat) coincide en que resulta indispensable rediseñar este programa de viajes para que tenga en cuenta las necesidades actuales de los mayores, pero también las demandas de los hoteleros. La patronal ha advertido hace tiempo que los viajes del Imserso, tal y como funcionan actualmente, se han quedado obsoletos y necesitan adaptarse al nuevo perfil de los mayores españoles, a sus demandas actuales de viaje y a las recomendaciones de los hoteleros, para ofrecer servicios acordes a los que este colectivo requiere.

Para la confederación, es inadmisible que el Gobierno y el Ministerio de Asuntos Sociales se hayan negado a actualizar los precios, sobre todo, cuando existe una inflación disparada. Cehat, además, impugnó en los tribunales el pliego de condiciones de esta temporada –tras haberlo hecho también con el de la campaña anterior–, por considerar que el precio actual del programa está muy por debajo de los costes operativos que soportan las empresas proveedoras.

Ante la congelación de los precios, para la patronal existe un riesgo evidente de que cada vez haya menos ofertas por parte de los establecimientos e, incluso, de la desaparición del mismo programa de viajes.

Los responsables de Cehat han reclamado una reunión conjunta con los ministerios de  Asuntos Sociales y de Turismo para reformar este modelo que necesita ser actualizado  debido al cambio en las necesidades de las personas mayores que se benefician de él y de la propia oferta española.

Esta petición ha tenido eco en el Gobierno, desde el que tanto la ministra de Turismo, Reyes Maroto, como el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, han abogado por actualizar y mejorar el programa de viajes del Imserso para elevar los precios que se pagan a los hoteles con el fin de que el precio que se fija cubra los costes.

Alternativas

A la espera de que el Gobierno central tenga en cuenta estas demandas, los establecimientos hoteleros llevan ya tiempo buscando alternativas a los viajes organizados por el organismo público. Entre ellas, han iniciado contactos con las asociaciones de mayores para organizar de forma directa otros planes de viaje que no requieran de la intervención del Imserso.

Es el caso de la directiva de Hosbec, que trabaja desde hace meses con los responsables de la Federación Española para la Defensa de las Personas Mayores (Fedepem) para sentar las bases de un programa de viajes senior de carácter privado que permita continuar la labor social de potenciar la actividad de los mayores y contribuya, al mismo tiempo, a mantener la actividad del sector durante el invierno.

Por su parte, el destino estrella de los viajes del Imserso, la ciudad de Benidorm, ha decidido apuntarse al turismo silver privado con la previsión de más del 80% de las plazas hoteleras disponibles para actual la temporada. Este tipo de turismo engloba a un grupo de viajeros mayores de 55 años y con solvencia económica, que representa una gran oportunidad para empresas y destinos turísticos por tratarse de un mercado con gran potencial.

Con el objetivo de que Benidorm vuelva a reinar como destino vacacional en España durante este otoño-invierno, han unido fuerzas el Gobierno de la Comunidad Valenciana, la Fundación Visit Benidorm y la patronal valenciana del sector para hacer posible que al menos el 80% de la planta hotelera y casi el total de los apartamentos turísticos y campings permanezcan abiertos y a pleno rendimiento durante estos meses.

Como apoyo para alcanzar este objetivo, se ha impulsado la campaña de promoción Benidorm Generation para captar a aquellos turistas mayores de 50 años, profesionales liberales o ya jubilados, con un alto poder adquisitivo y que quieran disfrutar de uno de los mejores destinos europeos en condiciones inmejorables. Su radio de acción trascenderá las fronteras nacionales y llegará, sobre todo, al Reino Unido y el Benelux, mercado prioritario de la campaña, mientras que en el interior del país se reforzará su mensaje en Asturias, País Vasco, Madrid, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, La Rioja, Navarra, Castilla-León y Murcia.

Pertenecer a la Generación de Benidorm, lema de la promoción, invita a conocer un lugar donde caben todos, sea cual sea su estilo de vida, sus gustos o su apariencia. Y, sobre todo, un destino seguro,  tanto sanitaria como socialmente.

Relacionadas