“La tendencia es retrasar lo máximo posible el traslado a residencias con el uso de la tecnología”

Juan Carlos Santamaría es cofundador de Health 2.0 Basque, comunidad para promover el emprendimiento y el uso de las nuevas tecnologías en salud

Elena Moreda

El sector asistencial y de atención a las personas mayores ha sufrido un importante impacto en los últimos tiempos, debido a la pandemia de COVID-19.  Ante esta situación  la empresa tecnológica Grupo Init ha organizado recientemente “Hablando de la atención a los mayores”, un encuentro virtual entre profesionales de la atención sociosanitaria, centros geriátricos y empresa tecnológica para hablar sobre los nuevos retos de la atención a nuestros mayores.

Hablamos con el ponente de la reunión, Juan Carlos Santamaría, director de Comunicación de Inithealth (Grupo Init), cofundador Health 2.0 Basque y uno de los 25 principales ‘influencers’ de tecnología sanitaria de Twitter de toda Europa, para que nos acerque su punto de vista sobre los desafíos a los que enfrenta del sector asistencial, el uso de la tecnología en la atención a personas mayores y las nuevas oportunidades que ofrece la Economía Plateada.

¿Cuáles han sido las conclusiones del encuentro profesional “Hablando de la atención a los mayores”?

Principalmente descubrir las oportunidades que se abren actualmente en el sector de la atención a mayores y las nuevas soluciones comunes que aporten valor. Necesitamos poner a disposición de los ciudadanos: las empresas, las instituciones y, por supuesto, las tecnologías para ayudar a gestionar la salud.

¿En su opinión, cuáles son los retos inmediatos y tendencias a los que se enfrenta el sector de la atención a mayores?

La crisis y el confinamiento derivados de la Covid-19 nos han hecho reflexionar de forma rápida sobre cómo está el sector sociosanitario. Hemos visto muchas noticias malas relativas a la situación de las residencias y a la atención de personas mayores y dependientes; por eso estamos en la búsqueda de nuevas soluciones que poniendo a la persona en el centro nos permitan combatir los problemas que se han evidenciado durante estos meses de pandemia, como el aislamiento,  la  poca relación con las familias…

Hoy, debido a cierto cambio de paradigma que se ha dado por la pandemia, creo que la tendencia es retrasar lo máximo posible el traslado a residencias con el uso de la tecnología y el  crecimiento de su uso en la atención de mayores en casa.

¿En qué líneas de acción desde el punto de vista tecnológico se está trabajando dentro del ámbito asistencial?

La tecnología puede aportar mucho en la gestión de información y comunicación de los residentes con sus familiares, así como en el flujo de información transparente entre los responsables de las residencias  y  las familias. También la tecnología puede ayudar a prestar servicios a domicilio para retrasar el ingreso en las residenciasya que a través de domótica y sensores, la familia puede estar más informada y el cuidador puede tener una información más clara de cómo está la persona y se libera de ciertas tareas.

Hemos visto que cuando no se podía visitar a los mayores en residencias, en la época más dura del confinamiento, que nuestro público objetivo, los grandes prestadores de atención domiciliaria o las grandes cadenas de residencias, nos demandan soluciones tecnológicas poniendo a la persona en el centro y no tanto en gestión de cuidadores, nóminas o ropa, sino buscando qué necesita la persona cuidada.

¿Qué está haciendo el Grupo INIT respecto al uso de la tecnología en la atención de mayores?

Desde el Grupo Init llevamos más de una década desarrollando soluciones tecnológicas en toda la Pirámide de Kaiser, para la promoción de la salud, hábitos de vida saludables, envejecimiento activo, etc. y, en situaciones de dependencia extrema o final de vida, el diseño de productos tecnológicos que ayudan a la conexión de la persona que está en su casa, como videoconsultas o seguimiento a través de dispositivos médicos conectados etc.  También desarrollamos productos de economía plateada.

Por ejemplo hemos desarrollado la app móvil llamada Residencias Transparentes, que permite que los familiares que no pueden visitar a sus mayores tengan información de primera mano: qué actividades realizan, si han recibido fisioterapia, etc. Y si el usuario no tiene problemas cognitivos, también pueden compartir fotografías, o los cuidadores pueden hacerlo.  Notamos que hay cada vez más demanda por parte de residencias y no tiene que ser una solución para esta época de pandemia sino que tiene que ser usable cuando se vuelva a la normalidad y  lo mismo que ocurre con la consulta médica virtual.

¿Qué es la economía plateada?

Son las actividades económicas, productos y servicios destinados a satisfacer las necesidades de personas mayores de 50, pero también de sus familiares.  No debemos olvidar la transformación de la oferta que las empresas tienen que hacer para adaptarse a ese cambio demográfico y con respecto a sus trabajadores de más de 50 años. Con ellos y sus familiares tienen un grado de responsabilidad en la promoción de su salud para conseguir un envejecimiento saludable y activo.

A este colectivo y a mayores sin deterioro cognitivo o físico grave también es importante facilitarles las herramientas necesarias para la gestión de su propia salud. Solemos decir que soñamos con una sociedad que se compromete con la gestión de la salud.

¿Cree que las empresas están comprometidas con llevar a cabo planes de vida saludables para sus trabajadores?

Cada vez más. Desde los departamentos de prevención de riesgos están intentando dar un pasito más y pasar de la prevención de riesgos laborales a la promoción de la salud, implementando planes para promover la vida saludable entre sus trabajadores, tanto en el ámbito físico, psíquico y social. En este sentido las aseguradoras están creando nuevos servicios de atención domiciliaría y productos que vinculan los hábitos sanos, como el número de pasos al día, con la prima de renovación del seguro u otras ventajas.

Además otro dato evidenciador es que  las empresas nos solicitan soluciones tecnológicas con el objetivo de control de la salud a través de plataformas tecnológicas que pueden medir datos médicos y de registro de actividad.

¿Son los dispositivos tecnológicos y sus continuos cambios los principales problemas para que los mayores sean activos en esta economía plateada?

Siempre se hablado de la tecnología como el gran hándicap y de la brecha digital, aunque creo que dejaremos de hablar de ello en pocos años. Los usuarios de economía plateada con sus capacidades cognitivas no deterioradas seremos usuarios de tecnología, que tiene por qué ser la de hoy. Si algo “positivo” tenemos que sacar de la pandemia de la COVID-19, es que nos hemos visto obligados al uso de herramientas para mantener el contacto con los nuestros, realizar nuestra actividad laboral, educativa, compras, entre otras; y por tanto, desarrollar las habilidades para el uso de herramientas tecnológicas. Por esta razón próximas generaciones demandarán el uso de las nuevas tecnologías como algo básico que les puede ayudar. Lo importante a la hora de diseñar los productos es que veamos lo que el usuario necesita realmente, y no el prestador de servicios, como comunicarse con su la familia, es el mayor quien va usarlo y tiene que ser  una propuesta de valor para él.

Además estas soluciones no deben ser sólo para una situación extrema como la pandemia. Aprovechemos esta coyuntura para generar soluciones estructurales.

Relacionadas