Asturias permite a las residencias visitas, salidas, uso de espacios comunes y nuevos ingresos

Redacción 12-4-2021

La Consejería de Derechos Sociales del Principado ha actualizado el protocolo de seguridad frente a la COVID-19 para las residencias, que permite a estos centros tener más visitas, ampliar salidas, uso de espacios comunes y nuevos ingresos ordinarios.

El protocolo, que deberá ser revisado al término del estado de alarma, ha sido explicado por la titular de Derechos Sociales y portavoz del Gobierno, Melania Álvarez, quien ha remarcado que las actuaciones se rigen por la prudencia y adaptadas por la evolución de la pandemia, de tal forma que en aquellos concejos que se encuentren en nivel de riesgo ‘4+’ se aplicará «con limitaciones».

Así, se adaptará la situación de las más de 200 residencias de Asturias al nuevo contexto epidemiológico. «Hoy el Gobierno cumple su compromiso con las 12.000 personas que viven en ellas y sus seres queridos», ha dicho la portavoz del Ejecutivo, acompañada por la consejera de Presidencia, Rita Camblor.

«Siempre con total prudencia y sin bajar guardia, la normalidad empieza a entrar en las residencias«, ha destacado Melania Álvarez, remarcando que el protocolo estará regido por la normativa sanitaria y las limitaciones vinculadas a los niveles de riesgo de cada municipio.

El régimen de visitas de las personas residentes que no están en aislamiento se mantendrá con normalidad en todos los centros, si bien podrá modificarse en caso de que se detecten positivos por coronavirus.

Salidas del centro y de fin de semana

Por otra parte, se permitirán las salidas al entorno del centro, organizadas de acuerdo con un criterio de precaución, y también salidas de fin de semana, que serán puntuales y sin pernocta. La medida podrá limitarse en caso de que el municipio se encuentre en situación de riesgo máximo por covid-19 (4+).

Las zonas comunes, salas de estar y de uso terapeútico, comedores y bibliotecas, entre otros espacios, recuperan su actividad habitual y solo se limitirán su utilización y aforo en caso de que se detecte algún contagio.

En cuanto a los ingresos, se normalizan los ordinarios y se exigirá a cada persona que solicite plaza una prueba PCR negativa realizada en un periodo no superior a 72 horas. En caso de que la persona no haya sido vacunada, tendrá que guardar aislamiento preventivo de 14 días y se le repetirá la PCR para comprobar el resultado negativo.

Relacionadas