Encuentros en Ponga sobre espacios colaborativos

La tercera edición de la iniciativa constituye una idea local para debatir sobre el hábitat de las personas como motor de integración durante toda su vida

Berta Suárez 8-10-2021

Los encuentros celebrados en San Juan de Beleño-Ponga (Asturias) entre los días 23 y 30 de septiembre, analizaron, con la colaboración de expertos de toda España, la importancia del hábitat en una sociedad que envejece, así como propuestas de cohousing. Las reflexiones se enfocaron desde puntos de vista monográficos en diversos ámbitos: político, jurídico, urbanístico, arquitectónico, económico, fiscal, sociológico y sociosanitario. Dichos encuentros prosiguieron cada exposición técnica con debates y talleres de prácticas.

La alcaldesa de Ponga, Marta Alonso Guijarro, fue la presentadora de los encuentros ponguetos, exponiendo en su intervención su visión del envejecimiento en el municipio y la necesidad de soluciones para que la última etapa de la vida se lleve a cabo con dignidad y en el lugar que uno decida. Según Marta Alonso, “el municipio de Ponga ofrece un espacio idílico en el que poder debatir y nuestra idea es que se convierta en un referente nacional con relación a los temas que se tratan en los encuentros: la despoblación, no solo rural, el envejecimiento, el reto demográfico, el hábitat inclusivo, las relaciones comunitarias, la intergeneracionalidad y la sostenibilidad”

La consejera de Derechos Sociales y Bienestar del Principado de Asturias, Melania Álvarez, por su parte, alabó la importancia de estos debates de urbanismo y envejecimiento poblacional, al promover “una reflexión profunda sobre el urbanismo de las ciudades y el entorno rural”. Además, Álvarez declaró la intención de su consejería de facilitar el envejecimiento activo y de calidad. “Queremos hogares que permitan a las personas desarrollar una vida autónoma el mayor tiempo posible”, aseguró la consejera.

La fiscalidad, factor fundamental para la adquisición de la vivienda colaborativa

Como el nivel adquisitivo es el punto de partida para enfocar cualquier etapa de la vida, una de las ponencias de las jornadas versó sobre la fiscalidad para las personas mayores de 65 años y los modelos de financiación, fundamentalmente en lo referente a viviendas colaborativas.

De dichas ponencias se encargaron Silvio Urizar, subdirector general de Caja Rural de Asturias, y Jesús Sanmartín, ex decano del Colegio de economistas de Asturias. Urizar señaló que “de cara al inicio de un negocio o una inversión, como sería la vivienda colaborativa, será necesario obtener financiación externa. Las fuentes de financiación son muy diversas, pero la más habitual es la bancaria”. Como el banco estudia el riesgo solicitado por el cliente “es fundamental conocer cómo funcionan y cuáles son los criterios que usan a la hora de analizar un plan de negocio, cuando éste requiere financiación para su puesta en marcha o continuidad”, explicó también Urizar.

En la ponencia sobre la fiscalidad se dejó claro que en el caso específico de las promociones de vivienda colaborativa, se tiene en cuenta el solar que, en opinión de Urizar debe estar libre de cargas, la totalidad de su pago acreditado y el 50% de la promoción vendida.

La hipoteca inversa como opción

Por otra parte, el exdecano del Colegio de Economistas, hizo una importante reflexión: “La mayor parte de los usuarios del cohousing son mayores de 65 años, que deben estar atentos a la fiscalidad a la que se enfrentan”. Esta idea fue desarrollada por Sanmartín, reflexionando sobre “las escasas ventajas tributarias de las que gozan los mayores”. 

Asimismo, hizo hincapié en la hipoteca inversa, “una operación financiera especialmente diseñada para mayores de 65 años y personas dependientes, con la que se posibilita convertir en dinero el valor patrimonial que representa la propiedad de su vivienda habitual, sin perder la titularidad. Dicha hipoteca se define como un préstamo o crédito hipotecario del que el propietario de la vivienda realiza disposiciones hasta un importe máximo determinado por un porcentaje del valor de tasación en el momento de la constitución, y al alcanzarse dicho porcentaje se deja de disponer de la renta, aunque la deuda siga generando intereses”.

Conclusión de las jornadas

En las conclusiones de las jornadas, en las que no faltó ningún tema del prisma de la vivienda colaborativa, se llevó a cabo una propuesta de creación de una Red de personas físicas y jurídicas interesadas, coordinada por la Alianza de Fundaciones.

En la clausura participaron el director general de Vivienda del Principado de Asturias, Fermín Bravo, y Teresa Estrada Villazón, presidenta de la Alianza de Fundaciones, junto con la alcaldesa de Ponga.

“Ya que la esperanza de vida es mayor y se pueden dar mejores servicios, el cumplir años no debe ser una condena, sino una oportunidad. El futuro ideal para envejecer sería que toda la gente se quedase en su casa hasta el final de sus días, que suele ser el deseo de la mayoría. De este modo, también se acrecienta el vínculo entre los descendientes y siguen abiertas las casas. En cuanto al cohousing, hay que atenerse a la legislación urbanística y ver las posibilidades de hacer vivienda colaborativa en estas zonas rurales. Es otra opción más para envejecer con dignidad donde uno quiere”, explicó Marta Alonso a ‘NOSOTROS’.

Relacionadas