Asturias incluye a las personas mayores de 65 años en la vacunación contra el herpes zóster

Redacción 19-7-2022

El Gobierno del Principado de Asturias ha aprobado la inclusión de personas mayores de 65 años, además de pacientes inmunodeprimidos, en la vacunación contra el herpes zóster.

Comúnmente conocido como ‘culebrilla’, el herpes zóster es una infección viral de gran prevalencia, provocada por el mismo virus de la varicela. Afecta especialmente a las personas mayores (el riesgo aumenta con la edad, llegando hasta el 50% en las personas mayores de 85 años), y a ciertos grupos de riesgo. Sus complicaciones pueden ocasionar discapacidad y condicionar de forma importante la calidad de vida.

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) citará por teléfono a 8.000 personas para administrarles la primera dosis: trasplantados o en lista de espera para trasplante, en tratamiento con fármacos anti-JAK, pacientes con VIH, con hemopatías malignas y con tratamientos con quimioterapia para tumores sólidos.

Esta indicación se extenderá, a partir de julio, a las 15.246 personas nacidas en 1957, es decir, que este año cumplen 65 años, para aplicarles la vacuna, cuya pauta completa consta de dos dosis que se administrarán en un intervalo de dos meses en los centros de salud.

Los efectos secundarios más comunes de la profilaxis son enrojecimiento, dolor, sensibilidad, hinchazón y picazón en la zona de la inyección, así como dolor de cabeza.

¿Qué es el herpes zóster?

El herpes zóster es una infección cutánea que causa una erupción roja y dolorosa, que se manifiesta como una sola franja de vesículas. En la mayoría de los casos envuelve el torso como un cinturón o culebra, aunque también puede aparecer en otras partes del cuerpo. Además, puede ir acompañada de fiebre, dolor de cabeza, sensibilidad a la luz y fatiga, con una evolución de dos a cuatro semanas.

La erupción está causada por el mismo virus que provoca la varicela y que permanece latente en el organismo una vez superada. Con el paso de los años, puede reactivarse por una bajada de las defensas o por una menor inmunidad motivada por tratamientos o por el envejecimiento. Por tanto, el herpes zóster es más común en personas mayores o con sistemas inmunitarios debilitados.

Relacionadas